Por: Eduardo Baldares 3 febrero, 2016

  1. Pese a la adversidad, el “Cate-macho” se comportó a la altura. De no ser por el regalo de Madrigal, un error individual ajeno a lo colectivo, se habría sacado un aceptable 0 a 0 sin sufrir demasiado.

  • Waston está para titular en la eliminatoria, de preferencia con “Pippo” González y Óscar Duarte como compañeros en la zaga central.

  • Siempre que Borges no esté a punto, el otro rescatable sería Azofeifa, un puente -sin platina- entre la defensa y la creación, además de líder y amenaza perenne de disparo letal.

  • Venezuela está tan mala, que ni con dos jugadores más que su rival podía hacerle un gol a Costa Rica, pero…

  • Los ticos o, mejor dicho, un tico tuvo que regalarles el tanto para que pudieran ganar. De verdad, qué floja la vinotinto.

  • Patrick Pemberton se consolidó en la lista de la eliminatoria. ¿Cómo así, si ni siquiera jugó? Por eso. Se notó la diferencia.

  • Marco Madrigal la dejó ir… como a la bola. Luce mejor agarre una llanta lisa. Además, muy deficiente en el juego con los pies.

  • A David Ramírez: el intercambio de camisas es al final del partido, no durante el mismo. Bien echado.

  • Carlos Villagrán “Quico” le mandó un mensaje a Johan Venegas: “¡Cállate, cállate, que me desesperas!”.

  • En serio, nuestros jugadores van a tener que engraparse los labios en cuadrangular y hexagonal, porque allí pueden expulsarlos solo por mover la boca. ¡Es en serio!

  • Buena práctica para las eliminatorias, puesto que con los arbitrajes de Joel Aguilar, Walter López y demás “estrellas” no sería de extrañar verse en inferioridad numérica en algún partido, o en más de uno.