Por: Antonio Alfaro.   2 septiembre
Sergio Ramos, Luka Modric y Keylor Navas presentan a la afición madridista los trofeos recibidos a media semana como los mejores, cada uno en su puesto, en la Champions League 2017-18. Foto: Twitter Real Madrid
1

Disputar el puesto con Thibaut Courtois no sería fácil para ningún guardameta del mundo, pero Keylor así lo quiso.

Cuando más de un club habría considerado ficharlo, el guardameta tico optó por quedarse y defender lo suyo. La decisión implicará partidos en banca, no solo para él, sino también para el belga. ¿De qué otra forma podía ser? Solo así, en un mano a mano con el mejor del Mundial, Keylor podrá consolidarse entre los mejores del mundo. Haberse ido era una aceptación pública e irremediable de no creerse en capacidad capaz de medirse con Courtois.

Thibaut Courtois jugó este sábado su primer partido con el Real Madrid. Tuvo muy poco trabajo. Fotografía: GABRIEL BOUYS / AFP)
2

Aunque es raro, inusual, inoportuno y hasta grosero, si quiere, su envío al banquillo sin malas actuaciones de por medio y, por el contrario, recién recibido el trofeo como mejor arquero de la anterior Champions League, la inesperada decisión de Lopetegui también admite una lectura favorable para Navas: medio mundo esperaba su caída del cuadro estelar como consecuencia de la primera mala actuación; sin ella, en cambio, la banca no es una derrota sino el inicio de la batalla.

Ver más!

¿O acaso alguien esperaba que Courtois pasara el resto del año sentado?

Entiendo, entiendo... El Real Madrid malgastó la oportunidad de mostrarle cariño al tico (si acaso tiene cariño por alguno de sus jugadores), en una especie de homenaje en el campo por su premio (¡qué mejor galardón que jugar!), pero lo sucedido le da un portazo a cualquier interpretación de bajo rendimiento.

Algunos podrían pensar que las presiones “florentinas” necesitaban un desahogo; otros podrían creer que Courtois es tan buen portero que Keylor no puede darse el lujo de ausentarse ni para ir a una premiación, pero nadie, absolutamente nadie, podrá achacarle al costarricense haber flaqueado.

Tenga por seguro que Navas volverá a jugar. 1. Por su nivel. 2. Porque Lopetegui le dijo que contaba con él, según reveló el mismo Navas a media semana.

A Navas le tocó este sábado un asiento que ya le ha correspondido a Courtois. No sería extraño que los papeles se inviertan con frecuencia.
3

Nos caería muy bien a todos dejarnos del muy tico, casi genético, sentimentalista y no siempre racional lamento del “pobrecito”. Keylor Navas, lejos del “pobrecito”, defiende el arco del equipo más mediático del mundo, donde ni los ídolos como Iker Casillas o Raúl González lograron permanecer hasta el final de sus días futbolísticos. Keylor Navas tampoco está disputando el puesto con cualquier atrapa naranjas. Su puesto se lo desean todos los demás guardametas. Así que usted siéntese, deje de analizar la disputa Navas-Courtois con ojos de telenovela y disfrute cada vez que ataje el tico.