Fanny Tayver Marín. 18 septiembre
Así lucía la gramilla híbrida del Estadio Azteca previo al juego entre América y Morelia. Fotografía: TMS
Así lucía la gramilla híbrida del Estadio Azteca previo al juego entre América y Morelia. Fotografía: TMS

Tal parece que las duras críticas y los señalamientos de que el terreno de juego del Estadio Azteca parecía un potrero desaparecieron. Universal Deportes tituló: “La cancha tiene un mejor aspecto”; mientras que Marca dijo: “El césped pasa la prueba”. Al mismo tiempo que AS México señaló: “Césped del Estadio Azteca luce mejoría" y Fox Sports destacó: “El estresado césped del Estadio Azteca luce ‘nueva’ cara'".

La tormenta que causó estragos en Ciudad de México pasó y no solo volvió la calma, sino que regresaron el verde intenso y el césped parejo a la gramilla híbrida del mítico Estadio Azteca, que fue instalada por la empresa costarricense Turf Managers Specialist (TMS), liderada por el arquitecto tico Enio Cubillo.

El sábado pasado, durante el partido entre América y Morelia (2-1), la cancha de esta tecnología 90% natural y 10% natural lució diferente a como se encontraba en los juegos anteriores, cuando el costarricense fue el blanco de las críticas de un sector de la prensa de México.

Ese día la gramilla se expuso a una prueba de fuego porque durante ese encuentro llovió y el pasto se mantuvo intacto.

La gramilla híbrida del Estadio Azteca se encontraba el sábado pasado a un 90%. Fotografía: TMS
La gramilla híbrida del Estadio Azteca se encontraba el sábado pasado a un 90%. Fotografía: TMS

“Sabíamos que lo que se ocupaba era un receso como el que se tuvo con estas fechas FIFA para que ya la gramilla terminara de establecerse en el propio estadio y ahora lo que se viene es el proceso más continuo, pero ya del mantenimiento”, mencionó Cubillo, quien conversó en exclusiva con La Nación sobre el proceso de recuperación de la grama, las duras críticas recibidas en las últimas semanas y el porqué del mal estado del césped cuando fue inaugurado.

“Aquí más que todo nos afectó el tema de las lluvias. Aquí en México llueve bastante y hubo días en los que era algo anormal, con inundaciones serias en toda la Ciudad de México por el exceso de lluvia y estaba el tema del trajín que se tuvo”, añadió.

Indicó que ellos sabían que todo era cuestión de tiempo y que el receso que habría en setiembre por las fechas FIFA serían claves en el proceso para el restablecimiento del pasto, pues durante dos semanas no hubo actividad de la Liga MX.

- ¿Si no se hubiera presentado esa situación con la lluvia, qué habría pasado con la cancha?

Yo creo que lo que se habría acelerado es el estado al que se encuentra en el día de hoy. Hubiera sido con mayor antelación que se habría asentado y mantenido la constante que es lo que se a ver desde ahora en adelante.

- ¿Qué le hicieron a esa cancha desde el momento en el que detectaron que habían problemas y que no se veía bien?

Lo que se empezó a hacer fue un tratamiento más específico, revisando el tema de la humedad, de la salinidad de la cancha con respecto al calendario que se tenía y ya ahora que se vino el tema de las fechas FIFA se le incorporaron 50 toneladas de arena, se le hizo una resiembra a la cancha de rye grass para también la época que se viene ahora del frío. Se hizo una pequeña regeneración y ya se ve el resultado de lo que se va a seguir viendo.

Yo calculo que en este momento la cancha puede andar a un 90%, pero también ya viene el partido a partido del mantenimiento. Hay que recordar que aquí en el Azteca el 11 y 12 de octubre habrá concierto de Shakira, en noviembre viene la NFL, e igual continúan los constantes partidos de América y Cruz Azul. Debemos darle un mantenimiento diario para que el campo siga en perfectas condiciones.

Enio Cubillo, ingeniero costarricense que lideró el proceso de instalación de la nueva gramilla híbrida del Estadio Azteca.
Enio Cubillo, ingeniero costarricense que lideró el proceso de instalación de la nueva gramilla híbrida del Estadio Azteca.

- ¿Si la lluvia vuelve a atacar con fuerza, qué puede pasar?

Yo creo que ya hemos ido controlando mucho ese tema, se ha trabajado en aireaciones, en cobertura y demás, entonces es un tema más controlado por así decirlo, porque también el césped ya está más establecido acá y se ha logrado tener mucha más cobertura. Es algo con lo que hay que convivir en la cancha.

- ¿Cómo ha sido la presión ante tantas críticas cuando la cancha se veía mal?

Hay una ventaja con respecto a eso y es que nosotros hemos tenido el respaldo de toda la gente con la que hemos trabajado. Tuvimos el respaldo de Liga Deportiva Alajuelense; también con el trabajo que estamos haciendo en la Federación Costarricense de Fútbol, que se está viendo un cambio en las canchas. Aquí en México del Pachuca. Me llamaron Marco Garcés y Jesús Martínez para darme todo el apoyo. Ellos me dijeron que sabían que estaban haciendo toda una campaña para desmeritar lo que estábamos haciendo.

La gente del Estadio Azteca también siempre nos ha respaldado, los contactos que tenemos en Europa nos han llamado, nos han escrito, hemos estado en constante comunicación. Hubo gente que se quiso aprovechar de la situación. Creo que al final de cuentas algunos temen que el tema de los campos híbridos los vaya sacando del mercado, porque sea como sea, nosotros ya hemos realizado nueve campos híbridos en América y hay gente que no ha hecho nada de eso.

Evidentemente, si estas tecnologías van tomando la pauta de lo que se viene en campos naturales, les debe dar miedo y entonces ahí es cuando se empieza a hablar, a desmeritar y se empieza con el aprovechamiento de una crisis que había que saber manejarla.

Simplemente hay mucha presión y mucho de lo que terminan diciendo hace mella en lo que piensa la gente del trabajo o del producto, pero yo creo que al final ahí se ve la ética que tiene cada persona. El tener que hablar de otros proyectos, ajenos a los que cada uno pueda tener, es porque no se puede hablar de los proyectos propios.

- Ya la tempestad pasó, porque el sábado en el partido de América contra Morelia la cancha del Azteca lucía diferente. ¿Cree que superar la crisis reafirma el trabajo que ha hecho?

Hemos tenido un muy buen equipo de trabajo. Yo siempre he dicho que en esto no soy solo yo. Tenemos un equipo de trabajo con la ingeniera, arquitectos, ingenieros, porque esto es un tema de construcción de campos deportivos.

Quien quiera decir que como yo no soy ingeniero agrónomo no puedo trabajar en esto está equivocado, porque entonces yo podría refutar eso diciendo que cómo un ingeniero agrónomo construye canchas, si eso es construcción y ahí deberían entrar un arquitecto y un ingeniero. Creo que es un tema más complejo, más grande de lo que se quiere ver, de saber cómo manejar a la gente que mantenga las canchas, porque entonces, al final de cuentas lo que tenemos es un equipo de trabajo.

Está el que corta, el que hace la aireación, el que siembra la semilla. Tanto nosotros TMS, como la gente del Estadio Azteca y la gran comunicación que hemos tenido con la gente de la empresa europea; es todo un cúmulo de equipos de trabajo que estamos metidos de lleno en esto. Había que saber manejar la crisis, había que saber sobrellevarla y esto nos reafirma con lo que estamos haciendo y lo que se quiere ir cambiando, porque todos los procesos tienen sus complicaciones.

Era no desmayar en ese proceso y salir adelante. Ahora lo que viene es que partido a partido se tiene que ir viendo muchísima mejora. Aquí se está muy expuesto a la crítica porque tenemos partidos todas las semanas. Todas las semanas hay una nueva oportunidad para reafirmar lo que se está haciendo o para ver algún error.

- ¿América y Cruz Azul en algún momento dijeron que buscarían otra sede mientras mejoraba la cancha?

Para nada. Los equipos nunca pensaron en irse del Estadio Azteca, hemos tenido constante comunicación con Pedro Caixinha, con el ‘Piojo’ Herrera, con toda la gente de Cruz Azul y del América, que siempre han estado enterados y prueba de eso es que este lunes ya Cruz Azul estrenó la cancha híbrida en el centro de entrenamiento y en los próximos días también el América estrenará la cancha híbrida, reforzando el tema de que estamos más vigentes que nunca.

- Cuando esa cancha estaba en plena crisis se decían muchas cosas y alguna gente quedó con la impresión de que la empresa costarricense la habían quitado para que una empresa francesa solucionara los problemas, ¿pero es cierto que en realidad las dos empresas siempre trabajaron juntas desde el inicio?

Siempre hemos estado las dos empresas. Tarkett es la empresa que vende el material sintético y ellos también deben tener el respaldo de cómo se usa el producto, de cómo se está aplicando por garantías y por eso están desde el principio. Por eso es que yo pienso que aquí todo ha sido un tema de mal información y tratar de aprovechar un mal momento para querer figurar porque no se puede figurar de otra manera y eso lo he vivido tanto en Costa Rica como en México.

Se intentan aprovechar del momento, pero sea como sea, ya tenemos rato de estar solucionando esto y es en conjunto. Esto no es tan sencillo y la verdad es que si fuera sencillo cualquiera lo podría hacer y evidentemente no cualquiera está aquí.

- ¿Cómo se espera que se vea esa gramilla para el otro fin de semana?

Bien, aquí esto es como dicen los futbolistas que vamos partido a partido. La gramilla salió bien de la prueba del sábado pasado. Inclusive, llovió en pleno juego y la cancha siguió funcionando de muy buena manera. A partir del domingo empezamos los trabajos para el siguiente partido y es un tema de ir constante.

El mantenimiento diario es la clave; pero por ejemplo, en el Estadio Alejandro Morera Soto nosotros tenemos actividad prácticamente todos los días y cuando hay partido, se ve la cancha en perfectas condiciones. El día a día en el Morera Soto nadie lo conoce, pero es un tratamiento muy similar al que le damos al Azteca y ya se irá viendo el reflejo de la constante evolución que tiene una cancha.

Le pongo un ejemplo de las condiciones del clima y en Costa Rica, para no ir largo, la cancha de Cartaginés es relativamente nueva y hace una semana se empozó, pero como no está expuesta a críticas, nadie dice nada y se empozó por cuestiones climatológicas y que le pasara eso no quiere decir que esté mala.

- ¿En promedio, cuántas horas al día trabajan en esa cancha del Azteca?

Ahora que hemos estado con esto se han trabajado entre diez y quince horas diarias aquí en el Estadio Azteca, pero hay días que también necesita reposo. Es un tema de supervisión, de que se le den los riegos, alguna aplicación, pero esto es diario.

- Al principio llovían las críticas y muy duras, al punto de que la tachaban hasta de potrero, pero ahora que ya se ve en buen estado, ¿cuál es la reacción?

El sábado ya hubo buenos comentarios, pero es como todo. Lo malo es lo que vende más que lo bueno y al final de cuentas la cancha siempre tiene que estar bien, entonces no es que se tenga que estar hablando siempre de la cancha. Cuando está mal es cuando va a llover la crítica.

Ya se vio el cambio totalmente de la gramilla, los beneficios de la tecnología híbrida porque la bola rodaba muy bien, que son cosas que siempre hemos tenido, el verde que se ve, las franjas ya como están demarcadas, ya está cambiando y se nota la diferencia del último partido antes de las fechas FIFA al juego del sábado.

A partir de ahora, la diferencia va a ir siendo ascendente.

- En medio de la crisis, hubo gente que cuestionó la preparación que tenía usted para instalar canchas y que lo único que usted tenía de respaldo era un curso online, ¿cómo tomó eso?

Yo no soy ingeniero agrónomo y nunca he dicho que soy ingeniero agrónomo. Una empresa se conforma de un montón de partes. Desde hace doce años tengo una empresa constructora, tengo un conocimiento muy grande en el tema de la construcción. Tenemos una ingeniera agrónoma en nuestro equipo de trabajo, que ella estudió en Estados Unidos y tiene casi dos años de trabajar con nosotros en el tema de campos deportivos.

Yo he realizado alrededor de quince viajes en todo el mundo para capacitarme con el tema de campos, tengo contacto con mucha gente con la que hacemos retroalimentación y el famoso curso online del que se habla es una certificación de campos deportivos que da la Universidad de Georgia. Ese mismo curso es el que la Federación Española da a los que mantienen los campos deportivos en España.

Por eso es que el curso de la Universidad de Georgia es en español, porque está homologado para que la Federación Española se lo dé a la gente que trabaja en su país.

Es un curso muy bueno, que no es un curso de agronomía, es una certificación en manejo y mantenimiento en campos deportivos, que es muy diferente a ser agrónomo. La agronomía es una rama muy grande, pero obviamente hay cosas que se tienen que hacer diferentes en campos deportivos.

¿Cuál es mi intención con eso? Seguir evolucionando y adquiriendo conocimientos para poder seguir haciendo lo que hoy en día estamos haciendo. Claro, se quiere vender de otra manera, pero le aseguro que cualquiera quisiera tener una certificación de la Universidad de Georgia y que ese Universidad jamás va a permitir que sea un simple curso online. Como le digo, yo tengo también gran cantidad de viajes, representación en conferencias que se dan, he recibido invitaciones para ir a Europa y seguir en este constante aprendizaje y mantenimiento.

Eso del curso online a mí me dio risa, fue jocoso, porque entre risas digo que cuando las gramillas se ven verdes y bonitas quiere decir que el curso online sirvió.