Fiorella Masís, Agencia AFP. 8 mayo

Por sí solos, con apenas nombrarlos, los finalistas de la Champions League 2018-2019 sorprenden. Hace pocos días, el Liverpool y Tottenham estuvieron en serio peligro de perder sus series, sin embargo, remontadas épicas les dieron el deseado lugar en el Wanda Metropolitano.

Lucas Moura, el héroe del Tottenham, se muestra incrédulo mientras sus compañeros, Christian Eriksen (centro) y Kieran Trippier llegan a celebrar el pase a la final de Champions. Foto: Adrian Dennis / AFP
Lucas Moura, el héroe del Tottenham, se muestra incrédulo mientras sus compañeros, Christian Eriksen (centro) y Kieran Trippier llegan a celebrar el pase a la final de Champions. Foto: Adrian Dennis / AFP

Pero para hacer este duelo aún más inaudito, se disputará entre dos equipos ingleses, algo que sucedió solo una vez en la historia.

Desde 1955, cuando se llamaba Copa de Europa, y hasta ahora, la Premier League tuvo dos representantes en la final de la temporada 2007-2008.

En ese momento se toparon el Manchester United y el Chelsea, los cuales empataron 1-1 y se batieron en penales; ganaron los Diablos Rojos.

Hasta este miércoles, esa era la única ocasión, pero un Tottenham de ensueño hizo que la historia viviera un hecho poco común.

Lo cierto es que habrá campeón inglés y eso tampoco es algo recurrente en los últimos años. Hay que remontarse al 2012 para revivir al último rey europeo proveniente de la Premier.

El Chelsea, en 2012, también debió irse hasta la tanda de penales para derrotar al Bayern Múnich 4-3.

En Inglaterra ya hubo celebraciones esta semana, pero el próximo 1°. de junio solo podrá festejarse el título en Liverpool o el barrio de Tottenham, en Londres.

Para llegar hasta esta instancia, el equipo Red se sobrepuso de un 3-0 ante el Barcelona y derrotó al gran favorito en Anfield, con un claro 4-0.

Mientras que los Spurs viajaron con desventaja de 1-0 a Ámsterdam, donde les anotaron dos goles más. Aun así se levantaron con un triplete de Lucas Moura en la segunda parte.

“Es imposible explicar lo que siento ahora”, comentó Moura. “Siempre creímos que esto era posible, y dimos todo sobre la cancha. Pienso que merecíamos este momento”.

El resultado puso un triste final a la campaña de ensueño del conjunto holandés, repleto de jóvenes, que había dejado en el camino a algunos de los clubes más prestigiosos de Europa.

Los jugadores del Liverpool celebran tras firmar su pase a la final de la Champions League, el martes en Anfield. Foto: Paul Ellis / AFP
Los jugadores del Liverpool celebran tras firmar su pase a la final de la Champions League, el martes en Anfield. Foto: Paul Ellis / AFP

“Tenemos que recuperarnos, recuperar nuestro nivel, hacerlo por nosotros mismos y por nuestros aficionados. Hemos realizado una gran temporada. Ya tenemos un título (la Copa de Holanda) y queremos un segundo", comentó el técnico de Ajax, Eric ten Hag.

Su equipo no llega a una final desde 1995, mientras que el Tottenham estará por primera vez en esta instancia. La hazaña es de alta relevancia en su historia.

“¡Gracias al fútbol, gracias a estos chicos, a mis jugadores! Creo que es imposible experimentar este tipo de emoción sin el fútbol. Todos son héroes, pero Moura es un superhéroe", añadió entre lágrimas el técnico del equipo inglés, Mauricio Pochettino.

Sin españoles. A la final se le añade otro ingrediente que rompe con la regla de los últimas cinco ediciones: no habrá campeón español.

Entre 2014 y 2018 la Orejona quedó en manos del Real Madrid o del Barcelona. Los equipos más importantes del mundo dominaron el torneo, con cuatro campeonatos de los merengues y uno de los culés.

El año pasado el Liverpool no pudo cambiar esa historia, luego de perder contra el Madrid 3-1.

“Al final de la temporada pasada dijimos que hacía falta volver. No podíamos quedarnos así”, reconoció Jürgen Klopp el martes, luego de acceder a la final.

Si los dirigidos por el alemán consiguen el triunfo ante el Tottenham ganarán su sexto trofeo como rey de Europa. Actualmente es el equipo inglés con más cetros, seguido por el Manchester United, con tres.