AFP . 13 marzo

Carlos Cordeiro renunció a la presidencia de la Federación de Fútbol de Estados Unidos (USSF), tres días después de que esa organización presentó una serie de documentos ante una corte, en los que alegaba que las integrantes de la selección nacional tenían menos capacidades físicas y enfrentaban menores responsabilidades que los hombres.

Carlos Cordeiro en una fotografía tomada en octubre del año anterior, durante una conferencia de prensa. Foto: AFP
Carlos Cordeiro en una fotografía tomada en octubre del año anterior, durante una conferencia de prensa. Foto: AFP

La dimisión implica que Cindy Parlow Cone, exmediocampista de la selección, se convertirá en la primera mujer en presidir la USSF en la historia.

Cordeiro anunció su decisión mediante Twitter, sin avisar siquiera de ello al personal de comunicación social de la federación. El anuncio llegó durante una jornada en que varios miembros del consejo de la USSF habían emitido condenas extraordinarias a lo planteado por la federación en los documentos.

Entre las personas que emitieron esas críticas figuraron Don Garber, comisionado de la MLS, así como la propia Cone, quien era vicepresidenta de la federación.

Ambos comentarios elevaron la presión para que Cordeiro dejara el cargo.

El miércoles, las seleccionadas estadounidenses protestaran portando las camisetas de práctica al revés durante el Himno Nacional para ocultar el logo de la federación.

“Se ha vuelto cada vez más claro para mí que lo mejor ahora es una nueva dirección”, escribió Cordeiro. “Los argumentos y el lenguaje contenidos en los documentos legales presentados esta semana causaron una gran ofensa y dolor, particularmente a nuestras extraordinarias seleccionadas nacionales, quienes merecen algo mejor. Fue algo inaceptable e inexcusable”.

“No tuve la oportunidad de revisar completamente la documentación antes de que fuera presentada, y asumo la responsabilidad por no hacerlo. De haberlo hecho, habría objetado ese lenguaje”.

En los documentos presentados en una corte federal en Los Ángeles como parte de la defensa de la federación en el caso de discriminación de género que interpusieron las seleccionadas, la USSF aseguró que las mujeres tienen menos habilidades físicas y menos responsabilidades en comparación con sus compañeros del equipo masculino.

Varios patrocinadores publicaron comunicados apoyando a las jugadoras, incluyendo Coca-Cola, Anheuser Busch, Procter & Gamble y Volkswagen.

Cordeiro emitió un mensaje al final del partido del miércoles ante Japón, disculpándose por los argumentos presentados en los documentos. Agregó que la federación tenía una nueva representación legal.

Ese comunicado de Cordeiro no calmó a Garber, integrante de la junta directiva de la Federación y presidente de Soccer United Marketing, el brazo de mercadotecnia de la MLS y la USSF.

“Le expresé al presidente de la Federación lo inaceptable y ofensivo que encontré su mensaje en los documentos presentados”, dijo Garber en un comunicado. “Esos comentarios no reflejan mi opinión, tampoco reflejan la opinión de la familia de la MLS o de Soccer United Marketing. Tengo la intención de tocar este tema con la junta directiva de la Federación”.

Las jugadoras de la selección presentaron una demanda ante una corte federal de Los Ángeles el año pasado, argumentando que les pagan menos que a los miembros del equipo masculino. La selección femenina busca más de 66 millones de dólares en indemnización de acuerdo con la Ley de Igualdad de Salarios y la Ley de Derechos Civiles de 1964. El juicio está programado para el 5 de mayo.

Cordeiro, quien anteriormente fue socio de la firma Goldman Sachs, ganó la elección de presidente de la USSF hace dos años. Tomó el cargo en sustitución de Sunil Gulati, quien decidió no reelegirse después de que la selección masculina no se clasificó a la Copa del Mundo del 2018.

Cone, reelegida como vicepresidenta de la Federación el mes pasado, expresó su malestar por los documentos.

“Estoy dolida y triste por el alegato de la USSF”, publicó en Twitter. “Este tema significa mucho para mí, pero más que nada para las mujeres y hombres, y más importante para los niños y niñas que son el futuro. Repudio este preocupante documento y seguiré trabajando para forjar un mejor camino a futuro”.