Fiorella Masís, AFP . 26 agosto

Lionel Messi fuera del Barcelona. Esa era una afirmación difícil de imaginar, sino que lo digan los aficionados culés, quienes viven una pesadilla por la casi inminente salida de su ídolo.

La noticia dada a conocer el martes por medios españoles y argentinos hizo eco en todo el mundo, pero la evidencia más clara de su impacto se siente en las afuera del Camp Nou.

Aficionados aprovecharon un portón abierto para ingresar sin que la seguridad privada pudiera detenerlos. Foto: AFP
Aficionados aprovecharon un portón abierto para ingresar sin que la seguridad privada pudiera detenerlos. Foto: AFP

Pese a que Messi no ha confirmado esa separación, ya incluso se señala al Manchester City como su próxima casa.

En poco tiempo la información ha corrido rápidamente y los seguidores de la Pulga y el Barcelona señalan un solo culpable: Josep María Bartomeu.

El presidente de los azulgranas es visto como el principal responsable, por eso este miércoles aficionados protestaron contra Bartomeu y además un grupo de estos ingresó a las instalaciones del club.

Varios videos de medios de prensa de España muestran el momento en que los seguidores entraron por la puerta donde normalmente ingresan los automóviles.

Momentos en que un aficionado es detenido por oficiales de seguridad en el Camp Nou. Foto: AFP
Momentos en que un aficionado es detenido por oficiales de seguridad en el Camp Nou. Foto: AFP

“(...) un numeroso grupo de aficionados ha accedido a las instalaciones del club azulgrana en la tarde de este miércoles mientras el presidente, Josep Maria Bartomeu, mantenía un nuevo gabinete de crisis con sus directivos”, mencionó El Mundo en su página web.

Según este diario, los aficionados ingresaron mientras gritaban: “¡Bartomeu, dimisión!”.

La acción “tomó por sorpresa a los servicios de seguridad contratados por la entidad barcelonista”. Tanto así, que debieron avisar a la policía de Cataluña para desalojar a esas personas.

El periodista español de Deportes Cuatro y Telecinco David Ibañez posteó en su cuenta de Twitter el momento en que los aficionados pasaron los portones de seguridad.

El mismo comunicador colgó un video de cinco segundos donde se ve al presidente culé en su carro, mientras algunos aficionados lo increparon.

“¿Y ahora qué?”, dicen los barcelonistas

Desde el martes, cuando se anunció la decisión de Messi, el Camp Nou se convirtió en lugar de protestas.

En los alrededores del estadio es difícil concebir un Barcelona sin Lionel Messi. El astro es omnipresente en carteles publicitarios, camisetas y en el corazón de los aficionados, que todavía no pueden creer que quiera irse.

"No me puedo hacer a la idea. Yo nací en 2003 y solo recuerdo al Barça con Messi, he crecido con él, para mí el Barça es Messi. Y ahora se va, nos deja", dice entre la indignación y la tristeza David Martín, un joven de 17 años con la camiseta azulgrana.

La noticia se hace indigesta para la afición, más aún después de una temporada aciaga sin ningún título, tensiones continuas entre plantilla y directiva, dos entrenadores destituidos y una dolorosa derrota por 2-8 en Liga de Campeones contra el Bayern de Múnich.

"Nos han humillado en Europa, la plantilla no ha dado la talla, la gestión de la directiva da pena, pero teníamos a Messi, nos aferrábamos a él. Ahora se va. ¿Y qué? ¿Y ahora qué?", insiste el joven aficionado.

Él, como muchos otros seguidores, tienen claro el culpable de la situación: la junta directiva presidida por Bartomeu que, según la prensa especializada de Barcelona, mantiene malas relaciones con el argentino de 33 años.

"Estamos aquí para sacar la impotencia y la rabia que tenemos, pero creo que, aunque dimita Bartomeu, Messi ya ha tomado su decisión", decía Toni Colomé, estudiante de 21 años.

“Esta directiva es la más nefasta del mundo. Queremos que dimitan, que se vayan para no volver nunca más”, decía Jacqueline Cobos, una aficionada de 57 años con la camiseta de Argentina.