Steven Oviedo.   16 junio
Henry Duarte no sintió que Nicaragua fuera mucho menos que Costa Rica, como para salir goleada por 4 a 0.Fotografía José Cordero

¿Le sorprendió la agresividad de Costa Rica?

La esperábamos porque la Selección había sentido que la estaban maltratado un poco, por una parte de la afición, y le tocaron el orgullo y sé lo que son capaces. No abono tanto la agresividad de Costa Rica, sino que nos costó agarrar el partido y cometimos muchos errores que normalmente no cometemos.

Dio la impresión que Nicaragua fue individual y no tuvo juego colectivo. ¿Cómo corregirá esos errores?

Los corregimos bastante en el segundo tiempo, el equipo tuvo esa agresivdad arriba. En el fútbol moderno si en el último cuarto de cancha de no tienes jugadores que haga diferencia, que vaya al frente con agresividad... ese fue el problema que tuvimos en el primer tiempo. Las anotaciones hacen perder confianza. Queríamos atrevernos y sumar algo, porque la pelea nuestra es con los dos rivales que jugaron temprano (Haití y Bermudas).

¿Qué le gustó de su equipo?

El equipo a pesar del 3-0 en la primera parte siempre fue arriba, encaró el partido, intentó manejarlo, pese a ser una selección que no tiene tanto volumen competitivo. Queremos crecer y la única manera es ir al frente y era una osadía, porque estábamos al frente de un equipo con grandes jugadores. Quería que Nicaragua mostrara el avance que ha tenido.

¿Le sorprende la cantidad de jugadores ticos en el ataque?

Me parece bien porque Costa Rica tiene jugadores que saben actuar a las espaldas y si tienes jugadores debes intentarlos y Costa Rica los tiene. Tienen más riqueza, saben atacar espacios. La diferencia es que los jugadores de Costa Rica saben cómo funcionar en cualquier zona del campo.

¿Cómo levantar a este equipo luego de esta derrota?

Cualquier equipo luego de un 3-0 en una primera parte podría caerse, pero este equipo no, lo viste en el segundo tiempo que el equipo se fue al frente. Cualquier otra selección se esconde para que no le hagan más, pero Nicaragua se fue al frente, porque tiene que hacerlo. La diferencia fue que entraron goles que no debieron entrar, cuestiones de portería honestamente; lo hablamos claro en el intermedio. Los errores se ven, es algo que nos hizo daño, por no estar bien aplomados en la portería.

¿Estaba en su mente que esta derrota podía suceder?

Nuestra pelea es con Haití y Bermudas, pero debíamos intentarlo ante Costa Rica. Sigo teniendo la sensación de que vamos a clasificar a la siguiente fase. La selección se atrevió; tenemos que hacer ajustes.

¿Este resultado podría costarle la clasificación a Nicaragua?

La única manera es atreverse a ver si puedes jugar al fútbol. Para muchos una opción era encerrarse, pero entonces no te das cuenta si puedes. La pelea nuestra no es contra Costa Rica, la única manera de sumar era ir al frente e intentar inquietarlos. No estoy preocupado, me quedan dos juegos más y sé que podemos sacarlos.

¿Sigue siendo la brecha tan grande entre Costa Rica y Nicaragua como lo refleja el marcador?

Yo no veo brechas. A mí me gustaría volver a jugar el partido. A veces los partidos no se toman. Esta vez no se tomó este. Fuimos osados, como contra Argentina y lo vamos a hacer en los partidos que vienen. Es la única manera de crecer, yendo al frente. Mi objetivo es que Nicaragua crezca. No veo tanta diferencia como la que usted señala. Si no hubiéramos recibido los goles tan infantiles al inicio, quizás el resultado sería otro.

Se lo nota tranquilo.

No es que esté confiado, pero Nicaragua tiene un objetivo claro y lo vamos a lograr porque el equipo tiene con qué reaccionar.