AFP . 31 marzo

Con un solitario gol de Antoine Griezmann a la hora de juego, Francia se impuso por 1-0 en su visita a Bosnia Herzegovina, este miércoles en partido de clasificación para el Mundial-2022 disputado en Sarajevo.

Los Bleus se vieron favorecidos además por el empate 1-1 entre Ucrania y Kazajistán en el otro partido del grupo D, liderado cómodamente por la campeona del mundo con siete puntos, seguido por los ucranianos con tres y Finlandia con dos, aunque con un partido menos.

El conjunto francés comenzó el encuentro decidido a buscar rápidamente un gol, que logró en el minuto 3 por medio de Kylian Mbappé, pero el árbitro lo anuló por fuera de juego del delantero del París SG.

Kingsley Coman también lo probó de cabeza poco después, pero su remate lo sacó de puños el arquero bosnio Ibrahim Sehic (15′).

Antoine Griezmann llegó a 35 anotaciones con su país y se colocó en el cuarto lugar en la clasificación de máximos goleadores de la historia de la selección francesa. Fotografía: FRANCK FIFE / AFP.
Antoine Griezmann llegó a 35 anotaciones con su país y se colocó en el cuarto lugar en la clasificación de máximos goleadores de la historia de la selección francesa. Fotografía: FRANCK FIFE / AFP.

Sin embargo, el equipo de Didier Deschamps pareció desconectarse a partir de ese momento, cediendo el control del partido a los locales, que además tuvieron ocasiones claras para marcar, como un zurdazo de Darko Todorovic (24′) y un remate de cabeza de Anel Ahmedhodzic (26′), a las que respondió Hugo Lloris con dos grandes atajadas.

El segundo tiempo comenzó con el mismo ritmo cansino, pero Francia encontró la manera de romper la defensa bosnia, con un centro desde la izquierda de Adrien Rabiot que Griezmann, en el primer palo, cabeceó a la red (60′).

Es la anotación 35 del delantero del FC Barcelona con los Bleus y se coloca en la cuarta plaza de la clasificación de máximos goleadores de la historia de la selección francesa, solo por detrás de Michel Platini (41′), Olivier Giroud (44′) y Thierry Henry (51′).

Y si hay un equipo que sabe jugar con ventajas mínimas, ese no es otro que Francia, que impidió que Bosnia tuviese ninguna ocasión más o menos clara para haber empatado el encuentro.