AFP. 14 junio
Denis Cheryshev celebra su segundo gol en el Mundial de Rusia 2018, en el Estadio Luzhniki de Moscú. Pavel Golovkin, AP
Denis Cheryshev celebra su segundo gol en el Mundial de Rusia 2018, en el Estadio Luzhniki de Moscú. Pavel Golovkin, AP

Moscú (AFP). “Nunca soñé algo así”, señaló Denis Cheryshev, autor de dos golazos en la apertura del Mundial, este jueves en el triunfo 5-0 de Rusia sobre Arabia Saudí, una bonita recompensa para un jugador cuya prometedora carrera se ha visto lastrada por las lesiones.

“No tengo palabras para expresar lo que siento ahora. Ya estaba muy feliz por formar parte del equipo, pero nunca soñé algo así”, declaró el jugador del Villarreal, formado en el Real Madrid, que saltó al césped en el minuto 24 en sustitución del lesionado Alan Dzagoev.

Cheryshev, elegido jugador del partido, había vuelto al equipo ruso en marzo, dos años después de su última selección. Una ausencia provocada por su calvario con las lesiones.

El hijo del también futbolista Dmitri Cheryshev inició su festival al filo del descanso. En el 42' le sobró un regate cuando ya había dejado atrás a su marcador. Enmendó rápido su error.

Un minuto después sentó a dos rivales con un preciso movimiento y la puso en las redes. A continuación el futbolista de 27 años se tiró al suelo emocionado, borrando en un segundo todas las horas que ha tenido que pasar en el gimnasio para volver a sentirse futbolista.

En el 90'+1 llegó su obra de arte: un excelente tiro a la escuadra, de volea y con el exterior de su bota izquierda.

El ruso Denis Cheryshev deja a tres defensores en el camino y fusila al portero Abdullah Al-Mayouf para marcar el segundo gol del partido. Foto: Mladen Antonov, AFP
El ruso Denis Cheryshev deja a tres defensores en el camino y fusila al portero Abdullah Al-Mayouf para marcar el segundo gol del partido. Foto: Mladen Antonov, AFP

“Mi segundo gol... hemos estado mucho tiempo trabajándolo durante los entrenamientos. Estaba intentando recuperar el balón con Dzyuba, él lo ganó con un cabezazo y yo simplemente chuté... ¡No tuve tiempo para pensar!”, señaló en conferencia de prensa.

Esta temporada el hispano-ruso superó los 20 partidos, más de los que había disputado en las dos campañas anteriores. Además consiguió encadenar más de un duelo como titular, lo que tampoco había hecho en los dos cursos anteriores.

El extremo de 1,84 metros inició su carrera en las categorías inferiores del Sporting de Gijón (primera división española), donde jugaba su padre. Muy pronto, cuando era alevín, fue captado por el Real Madrid, donde se formó.

En el gigante blanco no tuvo casi protagonismo en el primer equipo, aparte de un desafortunado episodio en su segunda etapa en 2015-16, cuando los madridistas fueron eliminados de la Copa del Rey por su alineación indebida en la cancha del Cádiz.

El futbolista tuvo un periplo por equipos de la zona noble de la Liga. Pasó por el Sevilla (2013-14) y el Valencia (2016), pero fue en el Villarreal donde encontró su casa, tras un primer paso en el curso 2014-15.

“Otro club no hubiera aguantado tantas lesiones como el Villarreal”, declaró el jugador hace unos meses, agradeciendo la paciencia de la entidad.

El esfuerzo dio resultado y hoy Cheryshev es el nombre del primer día del Mundial. En rueda de prensa le preguntaron al seleccionador ruso Stanislav Cherchesov porqué prefirió darle entrada en lugar de a Alexey Miranchuk.

“He visto que está en forma y en ese caso hay que utilizarlo. Me lo agradeció con dos goles”, señaló el técnico.

Cheryshev aprovechó su rueda de prensa para asegurar que hay que mantener los pies en el suelo.

El portero saudí Abdullah Al-Mayouf nada puso hacer para evitar el segundo tanto de Denis Cheryshev. Antonin Thuillier, AFP
El portero saudí Abdullah Al-Mayouf nada puso hacer para evitar el segundo tanto de Denis Cheryshev. Antonin Thuillier, AFP

“Estoy contento, hemos ganado, pero no debemos pararnos aquí”, señaló sobre el objetivo de Rusia de superar la primera fase en un grupo A, en el que también compiten Uruguay y Egipto.