AFP . 21 junio
Takumi Minamino (rojo) lucha la pelota con Lucas Digne (azul) en el juego del Everton ante el Liverpool en la Premier League. FOTO: AP.
Takumi Minamino (rojo) lucha la pelota con Lucas Digne (azul) en el juego del Everton ante el Liverpool en la Premier League. FOTO: AP.

El Liverpool, que necesitaba un triunfo para poder ser campeón el lunes si el Manchester City caía con el Burnley, no pasó del empate sin goles en el derbi ante el Everton, este domingo en la jornada 30 de la Premier League.

Para volver a ganar ya en esta jornada un título que no logra desde 1990 (cuando la Premier League ni siquiera se llamaba así), los Reds tenían que vencer y esperar la derrota de su primer perseguidor.

Ahora deberá esperar unos días para celebrar. El Liverpool tiene ahora 23 puntos más que el City, que en caso de ganar el lunes podría acercarse a 20 unidades, una diferencia que sigue pareciendo insalvable.

En Goodison Park, el futuro campeón inglés se mostró poco inspirado en su reestreno tras más de tres meses sin fútbol.

Sin su estrella Mohamed Salah, el vigente campeón de la Liga de Campeones estuvo lejos de la versión arrolladora que le llevó a tener su amplio colchón en el campeonato. Solo consiguió disparar tres veces dentro de la portería.

Fabricó pocas ocasiones y estuvo falto de ritmo. Además perdió a James Milner por lesión al final del primer tiempo.

Antes el Chelsea remontó en la segunda parte y se impuso por 2-1 en la cancha del Aston Villa, un resultado que le sirve para consolidar la cuarta plaza, última que conduce a la próxima Champions.

Los Blues, con un pie fuera de la presente edición de la Liga de Campeones -perdieron la ida de octavos por 3-0 ante el Bayern Múnich en Londres-, dieron un paso de gigante para jugar la próxima, aprovechando el empate 1-1 entre el Manchester United y el Tottenham este viernes.

Ahora el Chelsea defenderá cinco puntos de ventaja con el United, su primer perseguidor.

Dominadores, los jugadores dirigidos por Frank Lampard tuvieron problemas para crear peligro real debido a su falta de velocidad en las combinaciones, algo comprensible tras tres meses de parón.

Incluso se fueron al vestuario un gol por debajo, después de que el defensa Kortney Hause acertara a la segunda tras una parada de reflejos del español Kepa.

Los Blues subieron el ritmo tras la reanudación y en dos minutos se embolsaron los tres puntos. Primero el estadounidense Christian Pulisic, que acababa de entrar, aprovechó un centro del español César Azpilicueta, y después el francés Olivier Giroud recibió de espaldas y acertó con su disparo.

Antes el Sheffield United desaprovechó la ocasión de subir al quinto puesto al perder claramente (3-0) en su visita a Newcastle.

Antes de los partidos, los equipos se han arrodillado como gesto de protesta tras la muerte el pasado mes de George Floyd en Minneapolis, después de ser detenido e inmovilizado en el suelo por un policía blanco.