Así lo comentó este lunes el capitán del equipo alemán, Philipp Lahm, luego del sorteo de octavos de final de la Champions

 16 diciembre, 2013
Claudio Pizarro, Franck Ribéry y David Alaba jugadores del Bayern Múnich, entrenaron hoy en Agadir, Marruecos.
Claudio Pizarro, Franck Ribéry y David Alaba jugadores del Bayern Múnich, entrenaron hoy en Agadir, Marruecos.

Berlín

Al Bayern Múnich le tocó el Arsenal como adversario en la eliminatoria de octavos de final de la Liga de Campeones, el rival más complicado según el defensa Jerome Boateng.

"Es el rival más difícil que nos podía tocar", aseguró el jugador a la web del equipo.

El conjunto alemán se encuentra en Agadir (Marruecos), donde prepara las semifinales del Mundial de Clubes ante el Guangzhou Evergrande.

"Estarán muy motivados tras lo sucedido el año pasado. Serán dos partidos muy intensos", agregó el defensa, en referencia a la eliminatoria de octavos que ambos clubes disputaron en Champions la pasada temporada.

Los alemanes clasificaron con dificultades después de ganar por 1-3 en Londres, pero perdieron en casa 0-2.

"Había rivales más cómodos y fáciles en el bombo. Pero no se puede cambiar", admitió por su parte el patrón del club bávaro, Karl-Heinz Rummenigge.

El capitán del equipo Philipp Lahm admitió que el "Arsenal no era un adversario al que hubiésemos querido enfrentarnos".

"Se reforzaron con Mesut Özil, pero queremos clasificarnos para cuartos, sin importar el adversario", finalizó Lahm.