Fútbol Internacional

Croacia, finalista del Mundial, solo tiene 14 habitantes en Costa Rica

La pequeña colonia incluso podría ser menor, pues según la información brindada por la Dirección General de Migración y Extranjería, de esos 14 algunos podrían haber fallecido

Apenas 14 croatas residentes en Costa Rica vibrarán con la final que podría colocar a su selección como campeona del mundo en Rusia 2018.

La pequeña colonia incluso podría ser menor, pues según la información brindada por la Dirección General de Migración y Extranjería, de esos 14 algunos podrían haber fallecido.

No existe una cifra exacta y se trata de datos registrados hasta el 31 de diciembre de 2017.

De las 14 personas, 10 obtuvieron la residencia permanente y cuatro la especial, que es una categoría en la que se incluyen trabajadores temporales, estudiantes, asilados, refugiados, apátridas, invitados especiales por razones de seguridad, entre otros.

Cuando Croacia perteneció a la antigua Yugoslavia (hasta 1991) y durante la guerra croata, la migración de sus habitantes hacia otros países fue muy común.

Así lo recuerda Vinko Lastro, quien salió de su país en 1965, buscó estabilidad en otras naciones de Europa y llegó a Costa Rica en el 80.

“Me fui de Croacia porque en aquel tiempo era un régimen comunista y como mi apellido es de origen austriaco me tenían como apartado. Terminé la secundaria, pero quería seguir estudiando y no me daban la oportunidad. Entonces conseguí un guía que nos pasaba por la frontera, tipo mojado”, contó Lastro, vecino de Mata Limón, en Puntarenas.

Lastro pasó por Italia, después por Suiza y ahí le dieron oportunidad de estudiar como refugiado político. Así sacó sus estudios en hotelería y turismo.

Trabajó en Alemania, Inglaterra, Francia y España, hasta que fue enviado a territorio tico mientras trabajaba con una misión internacional. Se sintió a gusto y decidió quedarse.

Vinko, hoy con 70 años, se mantuvo algún tiempo en San José hasta que encontró el lugar ideal para vivir y construyó el hotel y restaurante Costa del Sol, en Mata Limón, Puntarenas. Mismo lugar en el que este domingo espera ver a su selección levantar el trofeo de campeón del mundo.

"Me siento orgulloso de nuestro país, se ha logrado algo a lo que nunca habíamos llegado. Seguramente ni el entrenador creía que íbamos a llegar tan largo", comentó.

Desde el bar Lastros, ubicado en la misma zona y propiedad de su hijo Marco, también habrá buenas vibras para los balcánicos. Ambos lugares abrirán a las 8:30 a. m. para presenciar el juego.

Muy cerca, en el centro de Puntarenas, estará en su casa Tommislav Pavicic, más conocido como Tommy.

Él llegó a Costa Rica en 1973 cuando un barco del que era ingeniero ancló en el Puerto durante un año. Conoció a la que sería su exposa, tuvo tres hijos y se quedó de forma definitiva.

Años después construyó el hotel Yadran, ahora administrado por sus hijos, pues a sus 70 años está pensionado y ya no trabaja.

“Cuando me retiré de ingeniero me quedé viendo qué hacer, compré lotes y surgió lo del hotel. Me mantengo con ese negocio”, explicó.

Pavicic y Lastro se conocen, han compartido, pero ambos coinciden en que cada vez es más complicado verse.

La final tampoco será la ocasión para que se junten, pues cada uno atenderá su negocio, pero desde Costa Rica esperan ese momento con emoción.

"Esto no pasa mucho, solo una vez se vive que un país tan pequeño llegue a esa instancia, parecido a lo que vivió Costa Rica en 2014. Ojalá se gane, pero la lucha y corazón es lo que cuenta, los jugadores han dado todo de sí mismos; tienen mucho coraje”, comentó Pavicic.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.