12 abril, 2017
Antoine Griezmann vive un momento de gracia. Aquí celebra el gol con que le dio la victoria al Atlético sobre el Leicester en Madrid. | AFP
Antoine Griezmann vive un momento de gracia. Aquí celebra el gol con que le dio la victoria al Atlético sobre el Leicester en Madrid. | AFP

Madrid

Un penal ejecutado por su figura del momento, Antoine Griezmann, le bastó al Atlético de Madrid para lograr una ajustada victoria sobre el Leicester de Inglaterra, en los cuartos de final de la Liga de Campeones.

El resultado, aunque por la mínima ventaja, le deja una posición cómoda al equipo de Diego Simeone para ir a buscar el boleto, el próximo martes en el Estadio King Power, pues los rojiblancos cumplieron con la máxima de ganar sin recibir goles en casa.

La falta que inclinó la balanza en favor de los madrileños la cometió Marc Albrington en el minuto 27 sobre el propio Griezmann, quien se paró sobre el manchón blanco y al 29’ movió el marcador electrónico por única vez en el juego.

Griezmann viene de darle un valioso empate al Atlético, el fin de semana, de visita ante el Real Madrid por la Liga española.

El atacante galo ya tiene cinco tantos en esta Champions y en el campeonato español suma 15 perforaciones.

Los rojiblancos fueron superiores a un equipo inglés que demostró poco en el Vicente Calderón, pese a que solo pudieron marcar de penal.

El vigente subcampeón de Europa, tercero de la Liga española, está en busca de la que sería su tercera final en las últimas cuatro temporadas de la máxima competición europea.

El campeón de Inglaterra, que es apenas undécimo esta temporada, ya consiguió eliminar en octavos a un equipo español, el Sevilla, e intentará repetir la hazaña en el partido de vuelta, en el que contará con el apoyo de su público. El Leicester es el club equipo de la Premier League que sigue en liza.