Fútbol Internacional

Columna de un aficionado: Voy con el Bayern pese a Keylor Navas

La final de la Champions de este domingo (1 p. m.) enfrentará a un equipo que se hizo grande con décadas de triunfos y a otro que pretende serlo con dinero.

Siendo sincero, voy con el Bayern Munich. Sorprenderá a mucha gente, ya que soy un gran fan de la Selección Nacional, con Keylor Navas como su guardián, y del Borussia Dortmund, uno de los más grandes rivales del Bayern en Alemania. Simplemente, tengo más razones para preferir la derrota del Paris Saint Germain. 

Primero que todo, eliminaron a los dos equipos que más quería ver ganando la competencia: al Dortmund y al Atalanta de Italia. Ese partido de vuelta contra el Dortmund en específico, la manera en que todo el equipo se unió a burlarse de Erling Halaand, quien había metido los dos goles que pusieron al Dortmund adelante en el partido de ida, de verdad que me puso en contra del PSG. Lo mismo se vio después del encuentro contra el Leipzig, cuando luego del juego Neymar publicó en Instagram una foto de él con una lata de Red Bull, burlándose del equipo contrario. Con esta actitud tan presumida, arrogante, y burlesca, se le hace a uno muy difícil apoyar al cuadro francés, incluso con Keylor jugando con ellos. 

El Bayern, aunque sea un gran rival del Dortmund, y aunque tenga a Manuel Neur, quien yo creo le robó a Navas el Guante de Oro en el Mundial del 2014, ha sido increíble en la competición. El equipo mete y mete y mete goles, algo que aprecio tanto como espectáculo como cuando veo que me hace ganar puntos en la Fantasy League de la Champions.

Además, aunque sea rival del Dortmund, tiene su atractivo que el Bayern, un equipo alemán, festeje en Europa. Después de las finales del año pasado, donde la Champions y la Europa League tenían a cuatro equipos ingleses, esta final es un cambio de ritmo que aprecio con gran deleite. Al final del día, siendo un fan del fútbol alemán, preferiría que gane el Bayern. 

Por último, tengo una razón más para ir en contra del PSG, y esa tiene que ver con la historia de los dos equipos. El Bayern es un club con historia en la competencia, el equipo alemán más exitoso, así en la liga doméstica como en la Champions, con cinco títulos europeos en ocasiones previas.

El PSG, por el otro lado, es un equipo con poco éxito en el torneo, con las semifinales de 1995 como lo más lejos que había llegado. Su reciente éxito se debe a la compra del equipo por parte de Tamim Bin Hamad Al Thani, el Emir de Qatar, quien ha traído la plata necesaria para que el club compre a estrellas como Zlatan, Di Maria, Mbappé y Neymar, entre otras. Entonces, esta final también se puede ver como una batalla entre las raíces del fútbol, y los viejos equipos que llegaron a su posición como los mejores del mundo debido a años de ganar y ganar, y los nuevos equipos, quienes llegan al éxito debido al dinero que los ricos pagan para que ganen. 

Pero bueno, al final del día, no importa con cuál equipo va uno, esta es una final, para estar sumamente emocionado, y espero, como admirador y amante de este deporte tan bello, que no nos decepcione.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.