Juan Diego Villarreal. 16 junio, 2020
El arquero del Bayern Múnich, Manuel Neuer, celebra el campeonato de la Bundesliga con el defensor Joshua Kimmich. AFP
El arquero del Bayern Múnich, Manuel Neuer, celebra el campeonato de la Bundesliga con el defensor Joshua Kimmich. AFP

El Bayern Múnich logró este martes su octavo título consecutivo de la Bundesliga y el trigésimo de su historia, al derrotar 1-0 al Werder Bremen.

Los bávaros, tras un arranque titubeante de la campaña, se aseguraron el cetro y son los primeros campeones en el mundo, luego del parón por la pandemia de la covid-19, que obligó a la suspensión y, en la mayoría de casos, conclusión de los campeonatos de fútbol en el mundo.

Fue un duelo de estilos de dos equipos que tenían objetivos diferentes. El Bayern se presentó en el Wohninvest Weserstadion con la misión de ganar para sellar su trigésimo título ante un rival que necesitaba sumar para mantener la esperanza de conservar la categoría.

El equipo que menos triunfos había conseguido en condición de local recibió al que más victorias a domicilio había sumado en la competición. Además, el combinado con mayor capacidad goleadora midió sus fuerzas contra el más goleado.

Por ende, a los 43 minutos del primer tiempo el histórico artillero polaco Robert Lewandowski desarticuló a la desorientada defensa y convirtió el 1 a 0 para encaminar los festejos. Los integrantes del Bayern, de esta manera, comenzaban a bordar una nueva estrella en su extraordinaria historia. Mientras tanto, el polaco llegó a 31 tantos en el certamen.

Con 76 unidades, el Bayern es inalcanzable para el Borussia Dortmund, segundo del campeonato con 66, con solo nueve puntos por disputar. Dortmund se mide este miércoles con el Maguncia.

En el reinicio del complemento Lewandowski pudo extender la diferencia con un precioso taco que concluyó en la red, pero una clara posición adelantada invalidó la acción. Para esas alturas, el marcador no tenía ninguna relación con el desarrollo del pleito, dado que la superioridad del conjunto de la capital era mucho más abultada que la mínima diferencia.

Con la victoria, el Bayern Munich confirmó su hegemonía en la Bundesliga, al consolidarse como el máximo ganador de la competición con 30 vueltas olímpicas, 22 más que su principal perseguidor el Borussia Dortmund, que acumula ocho.