Juan Diego Villarreal. 27 junio
Luis Suárez, quien marcó doblete para el Barcelona, intenta llegarle al balón que despajó el meta del Celta Rubén Blanco. AP
Luis Suárez, quien marcó doblete para el Barcelona, intenta llegarle al balón que despajó el meta del Celta Rubén Blanco. AP

El Barcelona FC igualó 2-2 ante el Celta de Vigo y le dejó en bandeja de plata el liderato de la Liga Española al Real Madrid, que este domingo se mide al Espanyol de Barcelona, a partir de las 2 p. m.

Los catalanes con su empate llegaron a 69 puntos, mientras el Madrid, con 68, tiene la gran oportunidad de despegarse a dos unidades, cuando solo restan seis jornadas para que acabe el campeonato.

El Barça comenzó el encuentro dominando y generando ocasiones. La más clara fue la de Piqué, al larguero, tras un córner botado por Messi.

Apenas unos minutos después, el argentino volvería a ser protagonista, dándole un pase de gol a Luis Suárez, que puso el 0-1 al minuto 20 y volvía a marcar después de casi medio año sin hacerlo.

Tras la reanudación, el Celta recargó baterías y consiguió empatar el encuentro. Un grave error defensivo permitió al ruso Feder Smolov al 50′, marcar a placer, ante la pasividad defensiva de Umtiti, señalado tras el encuentro.

Apenas unos minutos después, cuando parecía que el cuadro culé estaba contra las cuerdas, volvió a aparecer Luis Suárez, para a adelantar a los visitantes en el 67′, en un compromiso que se le estaba complicando al Barcelona y en el cual estaba mostrando una de sus peores presentaciones.

El desastre para los de Lionel Messi y compañía se dio en el 88′, cuando Iago Aspas marcó un golazo al cobrar un tiro libre de zurda, dejando estático al arquero Marc Ter Stegen

El atacante del Celta de Vigo sorprendió a todos, mientras el estupor se hizo presente en los barcelonistas que en una semana han visto como el título liguero se les escapa de las manos.

Quique Setién había apostado a la juventud con la inclusión en la titular de Riqui Puig y Anssu Fati, tratando de darle más dinámica a su equipo, que nuevamente cedió en el epílogo del compromiso y ahora está más lejos de volver a alcanzar el campeonato. Los catalanes lucieron imprecisos, y nerviosos en el medio campo, dejando grandes dudas en su accionar.