José Pablo Alfaro Rojas. 26 junio, 2018

Lionel Messi se cuelga sobre los hombros de Marcos Rojo y grita. Grita y celebra como si hubiera levantado la Copa. Euforia, éxtasis, sufrimiento. El “Dios argentino” le agradece a un simple mortal, héroe inesperado de la gradería abarrotada de hinchas sufridos.

Un niño llora en el pecho de su padre en la grada. El rostro de Javier Mascherano sangra en la cancha. Argentina venció a Nigeria 2 por 1 con un gol de Rojo al 86′ y todo el equipo se revuelca en una esquina. La Albiceleste clasificó segunda de su grupo y enfrentará a Francia en los octavos de final.

Messi anotó su primer gol en Rusia 2018. Fotografía: AFP.
Messi anotó su primer gol en Rusia 2018. Fotografía: AFP.

Unas horas antes, la selección gala protagonizó uno de los partidos más aburridos del Mundial. Igualó a cero frente a Dinamarca. Cuando restaban 15 minutos, parecía que ningún equipo quería atacar. Se escucharon silbidos. El único partido sin goles de la Copa del Mundo.

Francia, al igual que Argentina, genera dudas. Derrotó a Australia con sufrimiento, a razón de un equipo con poca profundidad, pese a las constelaciones del plantel del mediocampo hacia adelante; Mbappe, Griezmaan, Dembelé, Pogba y Giroud son solo algunos nombres.

Frente a Perú anotó y luego se replegó. Le costó poner en aprietos a los suramericanos. Y frente a Dinamarca prefirió sostener el empate que salir en busca de la victoria.

Griezmann todavía no muestra todo su potencial en Rusia 2018. AFP.
Griezmann todavía no muestra todo su potencial en Rusia 2018. AFP.

“Logramos el objetivo, fue complicado, para nosotros también, porque los equipos están muy bien preparados. Frente a bloques densos, nunca es sencillo. Hice cambios también y eso afecta a la cohesión del equipo”, explicó el timonel francés, Didier Deschamps.

Francia acabó con dudas la primera ronda, pero no con tantas como la Albiceleste, de muy poco en el último cuarto de cancha y aún menos en la retaguardia, débil y sumisa ante los embates contrarios.

A la crisis futbolística se suma el complejo momento del vestuario, que al parecer vivió una semana de incertidumbre y desconfianza, tras caer goleada 3 por 0 ante Croacia.

Con el triunfo ante Nigeria, la premisa del grupo es empezar de cero, como bien lo indica Messi.

Messi es la gran esperanza de la afición argentina. Así se refleja en la gradería. Fotografía: AFP.
Messi es la gran esperanza de la afición argentina. Así se refleja en la gradería. Fotografía: AFP.

“Lo necesitábamos. Ahora empieza la Copa para nosotros. Les había dicho a los chicos que iba a meter un gol. Después del partido con Croacia nos unimos más que nunca”, apuntó La Pulga.

Francia llegó al Mundial luego de perder la final de la última Eurocopa ante Portugal, pero fortalecida por el buen momento individual de la mayoría de futbolistas.

Mbappe brilló en el PSG tanto como Griezmaan en el Atlético de Madrid. En la cita, el equipo galó remató, en promedio, 11,6 veces por partido, pero denotó falta de acierto en ataque, con un libreto algo predecible.

Fue normal que la prensa francesa criticara a su selección durante la fase clasificatoria, al punto de que los jugadores pidieron menos “comentarios negativos” para la cita.

Con una nueva generación de oro liderada por un campeón del mundo como Deschamps, en Francia prevalece el sistema con cuatro defensores, cinco volantes y un punta. A hoy, es poco lo mostrado por la figura del Barcelona, Ousmane Dembelé.

Francia igualó a cero ante Dinamarca en uno de los peores partidos del Mundial. En la imagen, Varane pelea el balón con Simon Kjaer. Fotografía: AFP.
Francia igualó a cero ante Dinamarca en uno de los peores partidos del Mundial. En la imagen, Varane pelea el balón con Simon Kjaer. Fotografía: AFP.

En Argentina en cambio, las dudas en el libreto son múltiples. Sufre en demasía en defensa y en ataque también, pese tener a Messi y un arsenal completo con figuras de clubes europeos.

Reconoció el técnico Jorge Sampaoli que todavía no consigue amalgamar una estructura táctica que le facilite el trabajo a Messi y al mismo tiempo potencie a sus hombres de ataque.

La Albiceleste se ve algo lenta cuando cruza la mitad del campo, lo que obliga a Messi a retroceder demasiado para buscar la pelota. La cohesión es mínima y la presión máxima, después de perder la final de los dos últimos trofeos que disputó: la Copa América y el Mundial.

El equipo suramericano dispara 14,6 veces a portería por partido. Pero la mayoría de remates pasan por fuera o no llevan la fuerza suficiente para generar verdadero peligro.

Maradona celebra con euforia junto a un grupo de aficionados, después de la victoria de 2 por 1 de Argentina sobre Nigeria. Fotografía: AFP.
Maradona celebra con euforia junto a un grupo de aficionados, después de la victoria de 2 por 1 de Argentina sobre Nigeria. Fotografía: AFP.

Aún así, de todas las favoritas con las que pudo toparse Argentina en octavos de final, Francia es de las que menos ha demostrado. Inglaterra y Bélgica tienen un ataque temible, Brasil destaca por sus transiciones peligrosas y un enorme recurso individual, solo para dar algunos ejemplos.

Aún así, Francia selló el boleto con dos victorias al hilo, caso contrario al equipo de Messi, quien anotó su primer gol ante Nigeria al minuto 14′ del cotejo y tuvo la clasificación en sus manos hasta el minuto 86, cuando Rojo perforó las redes y subió a Argentina al último vagón.

Solo para aquellos que disfrutan el morbo, si la Albiceleste vence a Francia y Portugal elimina a Uruguay, habrá un nuevo duelo entre Cristiano y Messi, esta vez en una Copa del Mundo.

En la gradas, la celebración de Argentina no se hizo esperar. Fotografía: AFP.
En la gradas, la celebración de Argentina no se hizo esperar. Fotografía: AFP.