Esteban Valverde. 15 julio
Antoine Griezmann celebró junto a Paul Pogba y Kylian Mbappé la obtención del cetro. Fotografía: AP
Antoine Griezmann celebró junto a Paul Pogba y Kylian Mbappé la obtención del cetro. Fotografía: AP

Moscú, Rusia. Antoine Griezmann vivió en el 2016 uno de los años más complicados de su carrera deportiva; perdió dos finales: una de Champions League y otra la de la Eurocopa. En aquella ocasión terminó devastado, llorando arrecostado a una hielera... En 2018 Griezmann volvió a llorar, pero ahora en el césped del Estadio Luzhniki, no de tristeza sino de felicidad.

El ‘Principito francés’, como es conocido, no podía creer que era campeón del Mundo, al punto que solo acató a tirárse al zacate y llorar, golpear con sus manos y pies. Sus compañeros le intentaron levantar, no obstante no había forma de que dejara de derramar lágrimas.

Samuel Umtiti, defensor del Barcelona, lo intentó cachetear... Como quien despierta al que no cree el sueño que acaba de cumplir, pero Antoine seguía en su momento.

El futbolista fue protagonista de la final, de hecho marcó una diana, la que al final terminó de romper el juego y entregarle el título a su país.

Griezmann marcó de penal y por más que lo intentaron amedrentar; por más que tuvo algunos titubeos sobre cómo patear desde los once metros, al final acertó en la decisión.

"Dudé en tirar el penalti a lo panenka como Zidane, pero preferí abrir el pie", confesó después del cotejo.

Antoine había intentado desde el inicio del encuentro que los temores de hace dos años no lo invadieran a él, ni a su escuadra.

En al minuto 10, le pegó suavemente en la cabeza a Kyle Mbappé, le dio confianza al joven de 19 años que en sus primeras acciones se veía presionado.

(Video) Nación Mundialista: ¿Es Francia el justo campeón de Rusia 2018?

También llamó a la calma cuando les empataron. El delantero francés aplaudió, pidió la pelota y empezó a pedirle al árbitro, el argentino Néstor Pitana, que se reanudara pronto el partido.

"¡No sé dónde estoy! Estoy muy feliz. Fue un partido muy difícil, Croacia hizo un gran partido, nosotros empezamos tímidamente, vimos que era una final de Copa del Mundo, y nos fuimos soltando poco a poco", detalló en la conferencia de prensa final.

El atacante del Atlético de Madrid consiguió su décimo tanto con la selección de Francia en competiciones importantes como la Eurocopa y el Mundial, solo por detrás de Platini que consiguió 14 y los mismos que marcó Zidane.

De hecho, hasta en la conferencia de prensa de Didier Deschamps fue protagonista cuando ingresó liderando a sus compañeros para ‘bañar’ a su timonel.

Griezmann le dedicó este triunfo a su país, para también a la que ha llamado su segunda nación: Uruguay, por esto sacó la bandera del país de América del Sur para recordarlos en el momento dulce.

Al final, el francés no terminó con el Balón de Oro del Mundial, empero, por fin el Principito galo consiguió ser considerado rey al coronarse campeón del orbe y designado Mejor Jugador del Partido ante los croatas.