José Pablo Alfaro Rojas. 23 junio, 2018

En la agonía, cuando parecía quedar al borde de la eliminación, Alemania derrotó a Suecia 2 por 1 con un hombre menos y se jugará la clasificación en la última jornada frente a Corea del Sur.

Un golazo de Toni Kroos, en un tiro libre magistral al 94′, le permitió a Alemania conseguir la anotación de la victoria, celebrada con la euforia de un gol de final mundial. No es para menos, de empatar, los germanos habrían quedado con un panorama muy oscuro para lograr la clasificación.

Toni Kroos consiguió el gol de la victoria en el epílogo. Fotografía: AP.
Toni Kroos consiguió el gol de la victoria en el epílogo. Fotografía: AP.

Después de un dominio absoluto del cotejo y de un sinnúmero de ocasiones desperdiciadas apareció la figura del volante del Real Madrid, quien confirmó la remontada, tras un duelo complicado en que Alemania vino desde atrás para sacar la victoria.

Suecia perforó las redes apenas a los 32 minutos, obra de Toivonen. Con el marcador en contra, los teutones adelantaron líneas, con un juego de elaboración y apertura de los costados que empezó a causar efecto, a razón de la claridad en las jugadas de peligro.

Mario Gómez desperdició una acción clarísima de peligro y Alemania se atragantó una y otra vez. Aún así, pudo equiparar las acciones al 48′, en los pies de Marco Reus.

En el cierre, cuando el reloj estaba a punto de detenerse y los germanos jugaban con diez por la expulsión de Jerome Boateng, apareció Kross para anotar el 2 por 1. Todo el banquillo corrió hasta una esquina para celebrar y recuperar el color, en un partido que los pudo dejar en jaque y con pocas opciones de avanzar de ronda.