Opinión

Los hechos son mejores que los sueños

Mi amigo Enrique Carreras y yo a menudo recordamos un episodio de nuestras vidas que ha dejado una profunda huella en los dos. Este episodio nunca lo habíamos relatado, pero nos pareció oportuno divulgarlo ahora, a raíz del anunciado proyecto de un grupo muy distinguido de liberacionistas, algunos amigos cercanos de don Pepe, de “rescatar el pensamiento social demócrata de don Pepe”.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.