Joseph Gabriel, presidente, Jeannette Ferencz, vicepresidenta, Marcelo Burman, presidente honorario. 28 febrero, 2018

Ante las situaciones que observamos en esta segunda vuelta de la campaña electoral, que se ha vuelto un continuo in crescendo de violencia verbal, agresiones y discriminación, donde además se manifiestan declaraciones homófobas de un lado, así como ataques a la fe de las personas por el otro, la organizar no gubernamental Bnai Brith Costa Rica no puede ocultar su profunda preocupación por el rumbo que estas situaciones han tomado.

Por ello, nos manifestamos vehementemente a favor del respeto de los derechos humanos de todos sin distingo y hacemos un llamamiento a la población en general a no tolerar discursos que conduzcan al odio y a la segregación.

Hacemos un llamado a la sociedad de nuestro país a que encuentre los puntos de unión

La vida en democracia y el privilegio que ella nos da de gozar de nuestra libertad de elección y acción, cuya fortaleza y madurez radican en que las mayorías garanticen el respeto a todas las minorías, nos obliga a no permanecer indiferentes ante manifestaciones que atentan contra cualquier grupo humano. Es importante recordar que las campañas pasan y, gane quien gane, si seguimos así, lo que quedará será una sociedad dividida, intolerante con el prójimo, discriminatoria y alejada totalmente del ideal de país que forjaron nuestros antepasados.

Recordar. Como judíos, invitamos a la población a recordar el poema del pastor protestante Martin Niemoeller quien escribió durante la larga noche del nazismo: “Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio porque yo no era comunista. Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio porque yo no era socialdemócrata. Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté porque yo no era sindicalista. Cuando vinieron a buscar a los judíos, no pronuncié palabra porque yo no era judío. Cuando finalmente vinieron a buscarme a mí, no había nadie más que pudiera protestar”.

Hacemos un llamado a la sociedad de nuestro país a que encuentre los puntos de unión, que deje de lado los discursos discriminatorios y se concentre en encontrar las soluciones que harán de Costa Rica un país próspero y con gran futuro.

Invitamos, especialmente a ambos candidatos presidenciales, así como a los dirigentes de sus respectivos partidos y a sus seguidores, a ser respetuosos de las identidades, preferencias y creencias de la población y aceptar que no somos una sociedad monolítica y que en las diferencias se encuentra precisamente la riqueza de Costa Rica.

Por último, instamos a nuestras autoridades a que continúen y aceleren el debate por una ley antidiscriminación, que hará que este tipo de comunicados no sean necesarios en el futuro porque será la misma legislación y la institucionalidad democrática la que penalice comportamientos de este tipo.

Joseph Gabriel, presidente; Jeannette Ferencz, vicepresidenta; y Marcelo Burman, presidente honorario.