15 enero, 2009

Declaración del Instituto de Prensa y Libertad de Expresión (Iplex)

El periodismo es, entre otras cosas, un ejercicio cotidiano de libertad. Como tal, debe ir aparejado al compromiso ético y la responsabilidad.

La libertad de expresión garantiza la autonomía de los periodistas y medios para tomar decisiones sin interferencias externas. Su trascendencia, como derecho individual y social, es fundamental; su defensa debe darse sin claudicaciones.

Sin embargo, ser libres implica también un esfuerzo y deber consciente por actuar con apego a otros valores y derechos fundamentales, entre los cuales el respeto a la dignidad humana, la integridad personal y el dolor ajeno deben ser prioridad.

Al incluir en su portada del lunes 12 de enero una foto de más de media plana que, de manera cruda y explícita, expone los cadáveres de dos menores fallecidos bajo un alud con motivo del terremoto del viernes 9, el Diario Extra ha violentado de forma evidente esos valores.

Decisión lamentable. Defendemos el derecho de ese medio, y de cualesquiera otros, a tomar decisiones con autonomía. Esto no está en juego.

No obstante, como institución que considera esencial el vínculo entre libertad, ética y responsabilidad, el Instituto de Prensa y Libertad de Expresión (Iplex) reprueba enfáticamente esta decisión en particular.

La foto en mención no agrega valor informativo al relato de los hechos; tampoco revela facetas que no puedan explicarse sin acudir a esas imágenes. Lo que hace es exponer, de manera insensible e irrespetuosa, detalles íntimos de la tragedia, focalizados en dos niños.

Los directivos y periodistas del Diario Extra deben reflexionar seriamente sobre este lamentable acto, y tomar las medidas del caso para que, en el ejercicio diario de sus tareas, no vuelvan a repetirse tal tipo de violaciones.

Este lamentable hecho, además, debe servir de acicate para iniciar una discusión más vigorosa entre todos los periodistas costarricenses, sobre la práctica y los principios éticos que, dentro de un marco de libertad y autonomía, deben guiar la labor de los medios de comunicación.