Gustavo Elizondo Fallas. Hace 5 días

En la edición de La Nación del domingo 30 de setiembre, fueron publicados datos de los daños causados por la tormenta Nate y el huracán Otto, el cual, por primera vez en la historia moderna del país, se introdujo por el territorio continental produciendo pérdidas humanas y materiales de las que apenas se recuperan los poblados afectados.

En días recientes, el país enfrenta grandes pérdidas, no causadas por eventos climáticos, que superarían las de Nate y Otto. Son producto de la naturaleza humana, como la intransigencia, la manipulación de dirigentes sindicales y el uso de prácticas que tratan de justificar la violencia como una herramienta de protesta.

Analicemos quiénes se benefician de este movimiento: los enemigos del país, a una frontera de distancia, a quienes les sirve que los ojos de la comunidad internacional se vuelvan hacia Costa Rica

Sin entrar a determinar cifras porque a veces unos simples números no contienen consecuencias intangibles difíciles de precisar, trataré de esbozar en este artículo, como la canción popular, “el recuento de los daños”.

En una escala de solidaridad y sensibilidad humana, deben aparecer, en primer lugar, los pacientes de la Caja Costarricense de Seguro Social, quienes han visto afectada la condición más preciada del ser humano: la salud; en segundo lugar, están las citas suspendidas, los largos viajes infructuosos, la amenaza de contaminación y epidemias por falta de medidas sanitarias, así como la cancelación de cirugías y tratamientos oncológicos, con riesgo de pérdida de vidas y afectación de la recuperación de los pacientes. Solo quienes han vivido en carne propia, o por sus familiares, esta situación, podrán entender lo que el movimiento ha hecho sufrir a los costarricenses.

Educación. Por sus consecuencias futuras, el otro grupo más perjudicado es el de los estudiantes de primaria y secundaria de colegios públicos, quienes con la suspensión de clases ven cómo la brecha entre ellos y las instituciones privadas se ensancha; lo irónico es que una gran parte de los huelguistas no resultan dañados en este aspecto porque sus hijos están matriculados en instituciones privadas. No hay sensación más triste que ver una escuela con candados en período lectivo; es sentir que nuestro futuro está hipotecado.

Siguiendo la lista de víctimas, aparece el ciudadano común, a quien se le ha limitado su derecho constitucional al libre tránsito establecido en el artículo 22 de la Constitución. Tal limitación, por bloqueos y tortuguismo, afecta la calidad de vida, produce desesperación y, además, la violación del artículo 54 que establece que el trabajo es un derecho del individuo y una obligación con la sociedad. Que lo digan aquellos quienes han perdido su puesto por llegadas tardías producto de bloqueos o aquellos que fueron despedidos por no contar con asfalto debido a la huelga en Recope.

Producción. No puedo dejar de lado los sectores productivos. Los productores agrícolas perdieron sus mercaderías perecederas en retenes de los huelguistas o no pudieron continuar la producción por falta de materias primas. Hablo tanto de la parte que atiende el mercado nacional como de las empresas exportadoras.

También el turismo, que posee mayores encadenamientos de pymes, ha soportado la reducción de sus ingresos por la cancelación de muchos que lo menos que desean es visitar un país en caos. Es lamentable saber que una comunidad tan afectada por la crisis económica como Puntarenas mire pasar de lejos los cruceros que venían a ser un significativo aporte para paliar la falta de fuentes de trabajo. Es irónico conocer que una de sus representantes ante la Asamblea Legislativa coquetea con los líderes sindicales que tanto daño le hacen a su provincia.

Convivencia. Aunque se trate de una minoría, el paro ha exasperado a la población y esta ha cometido imprudencias, como tratar de pasar en un retén sin medir las consecuencias o retar a los huelguistas reclamándoles que están abusando de los demás. En varias ocasiones, la situación se ha salido del control de las autoridades.

La huelga se ha convertido en un distractor que ha dejado relegado asuntos de urgente resolución, no todos relacionados con el plan fiscal, pero necesarios para el avance del país.

Analicemos quiénes se benefician de este movimiento: los enemigos del país, a una frontera de distancia, a quienes les sirve que los ojos de la comunidad internacional se vuelvan hacia Costa Rica y los abusos que comenten con su pueblo pasen a segundo plano; los grupos delictivos, en especial ligados al narcotráfico, pues en vista de que la Fuerza Pública ha estado dedicada a la atención del movimiento se suspendieron los megaoperativos y la vigilancia de los barrios ha pasado a segundo plano, “cuando el gato no está, los ratones hacen fiesta”.

LEA TAMBIÉN

Paralizar un país

Estoy seguro de que me quedan grupos afectados sin mencionar, mas lo cierto es que no podemos seguir perdiendo recursos, la hemorragia debe ser contenida, somos un país en vías de desarrollo y, como tal, no podemos darnos ese lujo.

El autor es gerente social.