Fernando García S.. 26 agosto

Investigar en la Universidad de Costa Rica (UCR) es una gran responsabilidad. Es la generación de conocimiento por el conocimiento en sí, en un espacio donde se protege la libertad de pensamiento, la libertad de cátedra sin seguir necesariamente criterios de mercado y guiados por el bienestar de la sociedad como un todo.

Cuando se investiga en una universidad pública se garantiza el beneficio para la sociedad, en tanto el conocimiento es la base del desarrollo económico y social de Costa Rica. ¡Así lo ha sido! Desde su fundación, la UCR ha investigado y lo sigue haciendo en su quehacer diario para beneficiar de forma directa al país, a la calidad de vida del ciudadano común, a los agricultores, a los exportadores, a los innovadores y emprendedores que en conjunto dan los saltos cualitativos con los cuales Costa Rica se enfrenta al futuro.

A su vez, la apropiación del conocimiento por parte de poderosos grupos económicos genera desigualdad, injusticia e inequidades en las posibilidades de sectores históricamente discriminados para su desarrollo social

Solo como un ejemplo, en transferencia de tecnología, en los últimos años, la Universidad ha gestionado 23 contratos de licenciamiento a empresas nacionales y extranjeras y 13 transferencias basadas en acuerdos específicos. Lo anterior significa calidad inventiva y reconocimiento global de esa capacidad.

En este momento, están en proceso de firma dos contratos de licenciamiento con una empresa nacional sobre productos biotecnológicos y a partir de conocimiento, y como resultado de la investigación universitaria, se han creado seis empresas tecnológicas a escala nacional y una internacional en Colombia con subsidiarias en Brasil y México.

La Universidad tiene registros comerciales de distintas variedades vegetales y desarrolla tecnología para que los productos agrícolas sean resistentes al cambio climático, entre muchos otros esfuerzos de investigación, que incluso llevan el nombre de Costa Rica a Sri Lanka, nación apoyada en la producción de suero antiofídico a través de la innovación generada por el Instituto Clodomiro Picado.

Un paso más allá. En la Universidad de Costa Rica todo acto académico de investigación no finaliza con la presentación de un informe, es obligación llevar ese conocimiento a todos los estratos de nuestra sociedad, por medio de la acción social, la generación de políticas públicas, la transferencia del conocimiento a sectores productivos o el asesoramiento a tomadores de decisiones.

Es urgente en un contexto en el cual se cuestiona el modelo de universidad de investigación –en la cual Costa Rica ha invertido desde la fundación de esta Institución benemérita–, recordar que desde la UCR se invierte en unas 1.800 personas quienes con sus aportes se constituyen en una comunidad de investigación amplia para un país como el nuestro, que lleva a cabo, actualmente, más de 2.000 actividades, proyectos y programas de investigación en institutos y centros de investigación, estaciones y fincas experimentales, así como en las propias unidades académicas de la institución. Solo en el período 2012-2016, se efectuaron más de 3.000 publicaciones científicas y sus potenciales impactos.

Talento humano. Es una masa crítica altamente preparada a nivel de posgrado e investigación que abarca una gran parte de las áreas del conocimiento, y aunque una porción significativa ha sido formada en universidades extranjeras, sí existe un cierto grado de endogamia con personas que han sido formadas por la propia institución.

Así, la formación del talento humano es una prioridad institucional y más de 250 docentes efectúan hoy sus estudios de posgrado y su formación en investigación en universidades extranjeras financiadas por la Universidad de Costa Rica.

Las corrientes actuales de antiintelectualismo y posverdades afectan negativamente la percepción y la validación social de la ciencia, la academia y el conocimiento. A su vez, la apropiación del conocimiento por parte de poderosos grupos económicos genera desigualdad, injusticia e inequidades en las posibilidades de sectores históricamente discriminados para su desarrollo social. Estas no representan amenazas solamente contra el pensamiento crítico y el quehacer universitario, sino también contra el desarrollo social y económico y la paz social.

LEA TAMBIÉN

Dante en la UCR

Los investigadores de la Universidad de Costa Rica, al igual que su administración, han asumido un compromiso con la búsqueda constante de la excelencia académica en la generación del conocimiento, con pertinencia y atención a las necesidades de nuestra sociedad.

Estos asuntos serán debatidos en el Primer Foro Institucional que comienza hoy y termina el 29 de agosto en la UCR.

El autor es investigador y vicerrector de Investigación de la Universidad de Costa Rica.