Foros

Foro: ¿Por qué la verdad duele e incomoda?

Con frecuencia, decir la verdad en Costa Rica es como llover sobre mojado

A raíz de que escribí y se publicó en este medio la anécdota que me pasó con un amigo extranjero, me han llegado varios mensajes por correo, en los cuales algunas personas me dan la razón y en otros me tildan de «mal tico», de «envenenado», de «empleado público que vive de los impuestos de los demás», de «mezquino», de «malintencionado» y de «exagerado».

Todas esas son opiniones tan respetables como cualquier otra, pero, al fin y al cabo, son solo opiniones, como la mía, la suya y la de cualquier otro.

Solo quisiera, para no hablar más del asunto, añadir que desde siempre la verdad duele e incomoda, pero eso no le quita a la verdad su veracidad.

Nada de lo que escribí en ese artículo de opinión es falso. Tampoco escribí nada en contra de las bellezas de Costa Rica, lo cual nadie en el mundo discute.

Solo respondí objetivamente a la consulta de mi amigo con respecto a la seguridad de viajar por Costa Rica en un vehículo alquilado, y me limité a responderle. Nadie puede decir que ninguna cosa en esa respuesta sea falsa.

Espíritu nacional. Tampoco soy un mal costarricense: Viva la Sele, oé, ticos, ticos..., y es una absoluta mentira decir que soy empleado público. No lo soy ni quiero ni pretendo serlo.

Lo de envenenado o mezquino, bueno, habría que preguntar a quien emitió esos epítetos si mentir o no decir toda la verdad a quienes nos visitan sobre la seguridad en nuestra querida Costa Rica actual es venenoso o mezquino. Yo creo lo contrario.

Lo de malintencionado tampoco es veraz, no hay mala intención en la verdad. A fin de cuentas es lo que todos buscamos, la verdad. Con lo de exagerado puede que haya algo de razón, pero de ninguna manera es falso.

Si la verdad de lo que pasa en Costa Rica incomoda a algunos, pregunte a todas las víctimas de la inseguridad qué opinan al respecto.

Pregunten a las víctimas de la impunidad o a los extranjeros que fueron víctimas aquí de lo que igual podría haberles pasado en Harlem, Bagdad, México o el Vaticano.

Estamos de acuerdo con que una golondrina no hace verano; no obstante, si vuela una golondrina y alguien lo dice, no significa que sea falso ni tendría por qué molestar a los meteorólogos.

La cuestión de fondo es que la verdad, en vez de molestarnos, debería motivarnos a cambiar, a mejorar, ya que definitivamente no estamos bien como sociedad.

Llover sobre mojado. Vivimos una crisis sanitaria, una crisis de libertad de movimiento coartada por unos cuantos, una crisis económica, la social es la más grande de la historia, el egoísmo antisolidario está a flor de piel, existe una guerra no declarada en las carreteras, la impunidad es casi asfixiante, las cárceles están llenas, héroes de la salud pública exponen su vida a diario para cuidar y proteger a algunos estúpidos que creen que la pandemia es cuento o conspiración y para qué seguir si la mayor parte de las veces decir la verdad en Costa Rica es como llover sobre mojado.

Emití una opinión y respeto lo que quiera opinar el que quiera opinar, para eso se supone que somos libres. Pero lo que es cierto es cierto y la verdad casi siempre es incómoda y casi siempre duele, aunque no siempre a todos.

rprotti@geotestcr.com

El autor es geólogo.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.