Oren Bar El. 19 enero
Centro de vacunación de la mutual Clalit, en Tel Aviv, el 3 de enero del 2021. (Foto JACK GUEZ / AFP)
Centro de vacunación de la mutual Clalit, en Tel Aviv, el 3 de enero del 2021. (Foto JACK GUEZ / AFP)

Me enteré por los medios que los costarricenses se preguntan qué está detrás del éxito de la campaña de vacunación en Israel. Voy a referirme a lo que hemos hecho como pequeño país desde el inicio de la pandemia, con humildad, pues acumulamos, como ustedes sabrán, amplia experiencia en unirnos con el fin principal de salvaguardar la vida de nuestros ciudadanos y, a la vez, contribuir a mejorar la de las demás naciones.

Israel trabajó en la lucha contra el coronavirus aprendiendo de las experiencias de otros y compartiendo la suya con el mundo.

Como en Costa Rica, las decisiones difíciles fueron tomadas desde el principio: cierre de fronteras, escuelas y negocios, y limitaciones a todas las actividades no esenciales.

Pero también echó mano de las innovaciones para hallar una vacuna contra el virus, lo cual incluyó start-ups e investigación. La ruta trazada dio resultados positivos y el país cuenta hoy con la tasa más alta de vacunación per cápita en el mundo.

Israel inició la vacunación a finales de diciembre con una primera compra hecha a la farmacéutica Pfizer, y solamente en los primeros dos días alrededor de 30.000 habitantes recibieron la primera dosis.

Tres semanas después, 2 millones (de una población de 9,1 millones) la han recibido y, para finales de marzo, el país espera haber inoculado a todos los mayores de 16 años.

Vuelta a la Vida. Este veloz y ambicioso objetivo fue posible gracias a un acuerdo firmado con compañías farmacéuticas a principios de enero del 2021, denominado Operación de Vuelta a la Vida.

Israel está listo para recibir constantes cargamentos de la vacuna en los próximos meses, que permitirán al país su objetivo de ser uno de los primeros en el mundo en salir de la crisis del coronavirus.

Además, al compartir sus datos estadísticos con Pfizer, Israel también desempeñará un papel clave en demostrar la eficacia de la vacuna y el desarrollo de estrategias globales para vencer la pandemia.

La experiencia y el esperado éxito de nuestra campaña de vacunación serán utilizados para proveer información crítica que las farmacéuticas necesitan, con el propósito de que la vacuna sea aún más eficaz en otros países. En otras palabras, Israel servirá de campo experimental.

Acceso a atención médica. El sistema universal de la salud de Israel es reconocido por su eficiencia y efectividad, de alta calidad en atención individual a pacientes, tanto ciudadanos israelíes como residentes permanentes.

En Israel la atención médica está garantizada en la Ley Nacional de Seguro de Salud. Los israelíes escogen entre cuatro planes de salud sin fines de lucro, que proveen una gama estandarizada de servicios médicos y cada proveedor debe aceptar a todos los residentes sin distinción de edad o estado de salud. Por otra parte, existen miles de clínicas esparcidas por el territorio para asegurar que cada comunidad sea atendida.

Los servicios nacionales de cuidados sanitarios alcanzan un nivel avanzado de digitalización, que hará la información de datos desde Israel particularmente valiosa para las compañías farmacéuticas.

Este compenetrado sistema, en el que hombres y mujeres técnicos, enfermeros, médicos y más se movilizaron rápidamente para combatir la pandemia de covid-19, ahora trabaja para alcanzar la completa vacunación del país en cuestión de meses.

Fusión de sistemas. En realidad, la batalla de Israel diaria y constante contra amenazas existenciales es lo que especialmente lo ha situado para manejar una emergencia de la magnitud de la covid-19. La totalidad de los sistemas nacionales se fusionaron en torno a la crisis. El primer ministro arregló múltiples conversaciones con el CEO de Pfizer para asegurar un suministro constante de vacunas y Magen David Adom (en español Estrella Roja de David), o servicio nacional de respuesta a las emergencias, continúa en el frente de batalla, con la responsabilidad de inocular a los residentes y empleados de hogares de ancianos y centros de larga de estancia en todo el territorio.

Las fuerzas de defensa de Israel también fueron movilizadas y brindaron asistencia en la administración de hoteles para cuarentenas y provisión de comida para familias en confinamiento durante el apogeo de la pandemia.

En estos momentos, sus paramédicos y reservas militares están dedicados a la campaña de vacunación. Es así como Israel ostenta el récord mundial en esta labor.

Estos esfuerzos extraordinarios son la esperanza del mundo y de Israel para que, en la celebración de la noche de Pascua de este año (sábado 27 de marzo), abuelos, padres y madres, hijos y nietos se reúnan nuevamente alrededor de la mesa.

Y cuando se formule la tradicional pregunta «¿por qué esta noche es diferente de todas las demás noches?», podremos responder: «Todo ha cambiado, esta noche estamos todos reclinados y juntos».

El autor es embajador de Israel en Costa Rica.