Juan José Echeverría Alfaro. 4 septiembre

Las municipalidades tienen un gran compromiso con las estructuras del asociativismo municipal. Las asociaciones, federaciones o uniones municipales son estructuras de carácter político y técnico que, en algunos países, actúan en la primera línea e inciden en todos los aspectos relacionados con el desarrollo municipal y nacional.

Cuando fui presidente ejecutivo del Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM), mi prioridad fue consolidar estructuras federativas municipales regionales.

Apoyé el relanzamiento de federaciones, como las de Guanacaste y Heredia, y la constitución de otras, en la zona sur, el Pacífico central, en la zona de los Santos y en Alajuela occidental.

Me siento muy orgulloso de ser el responsable de la creación de la Federación Metropolitana de Municipalidades (Femetrom) junto con los alcaldes del áreas del período 2003-2007.

También fui el padre de la Asociación Nacional de Alcaldes e Intendentes (ANAI), fundada en una reunión promovida por el IFAM en febrero del 2004. Lastimosamente, esa primera ANAI no se consolidó, como sí lo hizo el segundo intento, años después, y veo con gran ilusión el trabajo que lleva a cabo.

Hechos y realidades. Las recientes salidas de varias municipalidades de la Unión Nacional de Gobiernos Locales (UNGL) es un asunto que debe verse al margen de sentimientos personales.

No es relevante quiénes dirigen la UNGL ni quiénes promueven la salida de las municipalidades; lo que debe hacerse es ver los hechos y las realidades.

¿Que es un órgano político? Sí, lo es, ¿y qué importa? ¿Acaso las alcaldías y los concejos municipales no lo son? ¿Que la mayoría de los integrantes pertenecen al Partido Liberación Nacional (PLN)? Así es, ¿y qué importa?

Cuando estuve en el IFAM, la mayoría de los integrantes eran miembros del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC). En el futuro podrían pertenecer a otros partidos. Eso obedece a los resultados electorales, que la ciudadanía decide en cada cantón, no a la voluntad de la UNGL ni de sus administradores.

¿Que es muy alto el costo para ser parte de la UNGL? En realidad es el 0,25 % de una parte del presupuesto, no es tan alto y debemos verlo como una inversión.

Todos pagamos para integrar una organización: yo pago a la asociación de vecinos donde vivo, al Colegio de Abogados e impuestos. Costa Rica paga cuotas a la Organización de Estados Americanos (OEA) y lo hará a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Pagar no tiene nada de raro.

La UNGL no es perfecta, tiene problemas, ¿dónde no? Sin embargo, creo que el reto es quedarse dentro de ella y luchar por mejorarla. Si nos vamos, no ayudamos al cambio y, lo que es peor, no perjudicamos a la UNGL, sino al sector municipal como un todo.

Fortalecimiento. Respeto la visión de cada uno sobre lo que espera de la UNGL. Debo decir que su principal función es representar a las municipales como un todo, no a ningún partido político, y procura incidir en la toma de decisiones políticas para fortalecer la descentralización del Estado y el fortalecimiento de los gobiernos locales.

La UNGL luchó por la reforma del artículo 170 de la Constitución Política para el traslado de competencias y recursos; por el cambio del impuesto territorial para trasladar el cobro a las municipalidades; por la aprobación de la Ley 8114 y los recursos para la red vial; por las enmiendas legales para eliminar la figura del ejecutivo municipal y crear la de alcalde; por la unificación de las elecciones municipales y el traslado a medio período; por la consecución de recursos de cooperación internacional para mejorar la gestión municipal en participación ciudadana, recolección de residuos sólidos y carrera administrativa, entre otros.

La UNGL pertenece a las municipalidades, trabaja para su mejora y fortalecimiento, y debería tener dentro de la organización a todas ellas.

Desde siempre hemos sabido que “en la unión está la fuerza”; nunca es más cierta esa premisa que cuando hablamos de reivindicaciones municipales.

El autor es expresidente del IFAM.