Hannia Vega y dos firmas más. 11 julio

Una década después de la aprobación de la Ley General de Telecomunicaciones el país ha tenido significativos avances que lo posicionan en la esfera mundial como el cuarto en acceso a Internet, entre 61 naciones evaluadas por la Alianza para Internet Asequible (A4AI, por sus siglas en inglés) .

Malasia, Colombia, Perú, Costa Rica y México ocupan los primeros cinco lugares en el informe del 2018, el cual evalúa la política pública sobre telecomunicaciones, a la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) y el entorno general de la oferta del país, como un mecanismo para reducir los costos y crear una banda ancha más asequible.

Gracias al modelo adoptado por el país en la Ley General de Telecomunicaciones, la Sutel, con recursos del Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel), y en conjunto con el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt), inauguró en abril pasado su cuarto programa de acceso y servicio universal denominado Espacios Públicos Conectados, para que los ciudadanos accedan a Internet inalámbrica gratuita en espacios públicos, y, de ese modo, facilitar sus actividades académicas, recreativas y de emprendimiento.

Cada espacio público conectado cuenta con una velocidad de 100 megabits por segundo (Mb/s) simétricos. El usuario dispone de, como mínimo, 6 Mb/s para navegar de forma segura con tan solo conectarse a la red “Zii_para_todos”, o subir y descargar información, o crear contenido.

El programa, sin duda, tendrá un efecto positivo en todo el territorio. Un paso hacia el progreso, lo cual incrementará la competitividad en las zonas urbanas y rurales, garantizando la igualdad de oportunidades y el crecimiento de Costa Rica.

Ya hay 100 espacios públicos con Internet. El más reciente es el parque de San Mateo de Alajuela, de 515 sitios programados en un máximo de dos años.

La plaza de las Garantías Sociales y la de la Democracia, así como el parque Braulio Carrillo (la Merced), el de Sarchí de Alajuela y el de Filadelfia, Guanacaste, son un ejemplo de esta realidad, que en conjunto con bibliotecas, estaciones de tren y centros cívicos ubicados en diversas localidades permiten a la población acceder a una Internet gratis y de calidad, así como a la red académica Eduro@m para beneficio de estudiantes.

Como país, somos afortunados de contar con una legislación moderna, que nos facilita seguir avanzando en tecnología para que todos disfrutemos de los beneficios de la sociedad de la información y el conocimiento.

Gilbert Camacho, Hannia Vega y Federico Chacón

Consejo de la Sutel