Foros

Foro: Cien años de calipso

La música del legendario Walter Ferguson se escucha en la parte sur de la península de Corea.

Costa Rica tiene una ubicación geográfica privilegiada. Por un lado, está el océano Pacífico, familiar para nosotros los asiáticos, y, por el otro, el mar Caribe. Si comparamos ambas partes del territorio, distinguimos grandes diferencias en lo que respecta a cultura, etnicidad y clima, pero que se complementan.

Cristóbal Colón llegó a puerto Limón en 1502, lugar que, históricamente, se ha convertido en la principal ruta comercial marítima con Europa debido a la ubicación estratégica de la provincia, y del Viejo Continente zarpan cruceros hacia este, donde se da lo mejor del café y banano, cultivos que representan la identidad costarricense.

Los visitantes se llevan la impresión de un exuberante escenario, donde sobresalen el clima tropical y una vasta biodiversidad.

Costa Rica no es una isla ni tampoco forma parte de la Comunidad del Caribe, pero en Limón se comparte con gran orgullo el amor por la cultura caribeña. Aunque este género afrodiáspora se compone de una mezcla de estilos musicales, como el son cubano, el reggae y el ska jamaiquino, su origen exacto y desarrollo histórico solo el viento y las olas lo conocerán.

Músico legendario. Walter Ferguson, quien cumplió 100 años en mayo, es un cantautor de calipso y un ícono cultural. Fue reconocido como el padre del calipso moderno y ha compuesto canciones como Babylon, Serenade y Bombero, entre otras.

Su cumpleaños, el 7 de mayo, fue designado Día Nacional del Calipso. Además, anualmente, se celebra el Festival Internacional del Calipso Walter Ferguson. La banda Cantoamérica, inspirada en la cultura afrocostarricense y en este personaje, ha tenido gran éxito en giras y festivales internacionales.

Un canal de viajes coreano entrevistó a Ferguson para transmitir a nuestra población el espíritu alegre de su música. Aunque no fue fácil encontrar su hogar en la pequeña ciudad de Cahuita, fue muy valioso y gratificante tener un acercamiento con él, del mismo modo que lo fue para mí cuando Epsy Campbell, primera vicepresidenta afrodescendiente de América Latina, coordinó un encuentro que mantuve con esta leyenda.

Cuando me saludó, entre risas, me dio uno de sus discos de calipso y me dijo: “Creo que este será mi último álbum”. Sus palabras me hicieron sentir triste y emocionado a la vez.

Ferguson grabó su primer álbum en un hotel familiar, utilizando colchones y otros objetos como medios de insonorización. Aunque no tenía las mejores condiciones para producir el disco, cautivó el corazón de miles de personas con sus canciones.

En general, ha tenido una vida rural tranquila, rodeada de música, y le ha sido suficiente para ser feliz y contagiar a todos con su “pura vida”. Sus hijos tienen el sueño y el deseo de crear un museo inspirado en Walter Ferguson y el calipso.

Raíces. ¿Cuál es la verdadera identidad del calipso? Según la tesis “Estudio sobre la música popular caribeña calipso", de Kim Yong-ho, el género se caracteriza por ser un medio de resistencia cultural de sectores vulnerables con letras llenas de alegría y tristeza de la vida multidimensional. No obstante, Ferguson dijo con una gran sonrisa: “Realmente, no sé cuál es el significado del calipso.

En agosto, Costa Rica celebra el mes de la cultura afrocostarricense y el calipso es un símbolo de identidad para la población. La festividad es una iniciativa para reconocer la diversidad étnica y el legado cultural que brinda la población afrocostarricense al país, en busca siempre del deseo de enriquecer la cultura nacional.

Comparto la frase “todos pueden ser diferentes”. Esa es la energía que se debe transmitir para el desarrollo social de todos, sin discriminación. La diversidad cultural es un patrimonio común para la humanidad y se debe mantener el compromiso de respeto a los derechos humanos.

Costa Rica, en el artículo 1.° de la Constitución, se declara país multiétnico y multicultural, por lo que considero que los valores costarricenses brindan un gran mensaje a Corea, donde cada día la sociedad es más diversa y debe ser más inclusiva en la era global.

Colombia tiene Cien años de soledad, su famosa novela. Costa Rica, por su parte, tiene “cien años de calipso". Walter Ferguson hace hincapié en la frase “se nace con calipso y se muere con calipso”.

Su amor por sus raíces y gran mensaje humanitario transmitido en sus canciones contribuye a la cultura brillante de Costa Rica. Su legado es un patrimonio cultural y social, más allá de su vida propia.

El autor es Embajador de Corea del Sur en Costa Rica.