Karen Porras Arguedas. 5 abril, 2020

En respuesta al editorial del 4 de abril, titulado “Esperado aporte de las municipalidades”, la Unión Nacional de Gobiernos Locales (UNGL) y la Asociación Nacional de Alcaldías e Intendencias (ANAI) aclaran que las distintas áreas están trabajando durante la emergencia nacional.

Las municipalidades han estado en la primera línea de acción mediante los recolectores de residuos para garantizar el orden y aseo públicos. Muchos municipios también han contribuido a la desinfección de lugares de uso comunitario.

Los policías municipales han resguardado el cumplimiento de las directrices del Ministerio de Salud, en cuanto a la restricción de apertura de bares y comercios, prohibición de tránsito vehicular y civil y cierre de playas, como muestran datos recopilados por la UNGL.

Los gobiernos locales no han dejado de brindar información sobre cambios en servicios municipales con el objetivo de que los costarricenses no se vean afectados por la ejecución de directrices que limitan las aglomeraciones en instituciones. Para ello, han sido habilitadas diversas plataformas para realizar trámites en línea. Asimismo, transmiten la información brindada por el Ministerio de Salud para mantener al tanto a cada ciudadano.

Han puesto a disposición plataformas para apoyar a los patentados con publicaciones sobre sus productos o servicios y mercados virtuales donde los productores continúan generando ingresos mediante el servicio a domicilio.

Las acciones municipales incluyen también el área social, como la atención diferenciada a los adultos mayores y a los sintechos, entrega de medicamentos, consultorio psicológico, apoyo a las ferias del agricultor y manteniendo servicios de agua y seguridad, entre otros.

Las municipalidades, sin embargo, carecen de potestad de legislar sobre sus tributos. La UNGL y la ANAI presentaron un proyecto de ley con el propósito de beneficiar a los ciudadanos en lo relacionado con el pago de impuestos, manteniendo el compromiso de velar por que los servicios esenciales sigan brindándose de forma oportuna, pues no podemos propiciar una crisis más grande poniéndolos en riesgo.

Las competencias de los gobiernos locales, así como los servicios a su cargo, se amplían mediante legislación o coordinación intergubernamental a fin de resolver problemas más cotidianos de los munícipes, que repercuten en su calidad de vida.

La ejecución de nuevas competencias no necesariamente llegan acompañadas de más recursos, y los gobiernos locales las han asumido a pesar de las diferencias en sus respectivos presupuestos.

A pesar de que somos el 30 % de las instituciones públicas, en el 2020, el plan de gastos representa el 2,1 % del presupuesto del país, el cual se distribuye en 90 entes municipales, que corresponden a los cantones y concejos municipales de distrito, que, además, este año cumplieron la regla fiscal.

Sobra mencionar que ningún servicio municipal se ha visto afectado no obstante la baja recaudación que coincidió con el pago del primer trimestre de los impuestos municipales.

La autora es directora ejecutiva de la Unión Nacional de Gobiernos Locales.