Juan Carlos Pacheco.   16 septiembre

Con respecto a la discusión sobre la posibilidad de reformar el Régimen Obligatorio de Pensiones (ROP) Complementarias para autorizar al afiliado el retiro total o aumentar el monto del retiro anticipadamente, es necesario aclarar las supuestas pérdidas en los fondos administrados por las operadoras.

Tal argumento se ha utilizado en contra del régimen y, por ende, refuerza las pretensiones de quienes promueven un cambio en la ley.

Cuando se administran portafolios de inversiones diversificados —como lo hacen las operadoras de pensiones— todos los días se generan movimientos en los precios de los valores. Por consiguiente, en un mismo día se puede reportar una ganancia por un aumento en el precio de un bono del Gobierno y, al mismo tiempo, una pérdida por una disminución en el precio de una acción en la cual se ha invertido.

Será cuando la opinión pública deberá seguir muy de cerca la acumulación de las pérdidas, si las hubiere, puesto que los afiliados que se retiren primero del fondo se llevarán consigo parte de los rendimientos que corresponden a quienes se queden.

Al valorizar a precios de mercado de forma diaria, las ganancias y pérdidas afectan, también diariamente, el valor de las inversiones y, por ende, el saldo de los afiliados en el fondo sube o baja dependiendo del comportamiento durante el día.

Método contable. Debido al método utilizado en la actualidad, la contabilidad no registra los movimientos diariamente. La pérdida contable únicamente se ve si la inversión se vende sin haber recuperado su precio en el mercado.

Lo que los afiliados deben entender es que este efecto contable no es real ni tiene implicaciones para ellos, ya que, desde el día cuando se originó la pérdida o la ganancia en las inversiones del fondo, el saldo individual de cada persona fue descontado o aumentado de forma proporcional, respectivamente.

Lo anterior no significa que las pérdidas en las inversiones del Régimen Obligatorio de Pensiones no afecten a los afiliados, sino que estas se encuentran descontadas y, por lo tanto, aparecen en el saldo del estado de cuenta de cada cotizante de forma mensual.

Rendimiento atractivo. La pregunta es: ¿Qué tan graves han sido estas pérdidas? Si revisamos el comportamiento histórico de los rendimientos de los fondos del ROP en los últimos años, constataremos que todos han obtenido rentabilidades sumamente atractivas.

Por ejemplo —según datos de la Superintendencia de Pensiones (Supén)—, en los últimos cinco años, el rendimiento ha sido superior al 8 % y, en términos reales, es cercano al 7,2 %, lo cual es sumamente competitivo.

Esto se presenta porque las pérdidas diarias fueron más que superadas por los intereses que ganaron diariamente las inversiones y por ganancias en otros valores.

El efecto de pérdidas no registradas sí tendrá implicaciones reales si las operadoras de pensiones dejan de valorizar diariamente sus carteras a precios de mercado, como podría suceder cuando pongan en en práctica la Norma Internacional de Información Financiera número 9, que entrará a regir el próximo año.

Será cuando la opinión pública deberá seguir muy de cerca la acumulación de las pérdidas, si las hubiere, puesto que los afiliados que se retiren primero del fondo se llevarán consigo parte de los rendimientos que corresponden a quienes se queden o tengan que esperar más tiempo para retirarse, situación que se magnifica por la facilidad para trasladarse de operadora de pensiones en nuestro medio.

El autor es exdirector de crédito público del Ministerio de Hacienda.