Federico Paredes. 13 diciembre, 2018

En aras de contribuir con ideas para tener un mejor San José, esbozo 10 puntos clave para no solo soñar, sino tener una capital digna de sus moradores y visitantes.

1. Aire y ruido. El aire, elemento fundamental para vivir, debe ser protegido, pero la cantidad de vehículos movidos por combustibles fósiles son grandes contribuyentes para que no sea el más sano para respirarlo. El ruido, enemigo invisible, se ve exacerbado por los parlantes de las tiendas con música a altos decibeles, en la creencia de que así atraen a los clientes, cuando se produce lo contrario.

El auto individual se ha convertido en una necesidad, más que en un lujo, merced del actual esquema de transporte urbano

2. Bulevares, parques y zonas verdes. Pulmones urbanos es lo que necesita San José. Los parques Central, Nacional, La Merced, La Sabana y el de La Paz no son suficientes para producir el oxígeno necesario para la capital. Hay que promover más el trabajo de las biojardineras. Los bulevares han permitido que la gente camine más, punto a favor, pero también motivan a que se lancen más residuos a la calle o a los caños. Los parques urbanos son escasamente disfrutados por los josefinos como sitios para descansar o recrearse, salvo cuando hay actividades en alguno de ellos.

3. Seguridad. El peatón espera que no lo atropellen y que no lo asalten; el ciclista igual. Se ha perdido la tranquilidad al hacer una fila, al cruzar una calle e incluso al manejar porque un imprudente irrespeta una luz roja y causa un accidente. No sabemos usar las zonas peatonales y todos cruzan las calles por donde les parece.

4. Aceras. ¿Quién no ha tenido un percance en las estrechas aceras de San José? No solo son angostas, sino de variados materiales: piedras milenarias, cemento chorreado, mosaicos, bloques cerámicos, bloques ornamentales y otros, que a su vez pueden producir resbalones. ¿Cuál es el plan de los municipios para conciliar con los dueños de casas y negocios para que mantengan en buen estado sus aceras? Creo que no lo hay. La Municipalidad de San José da autorización para que puestos de venta se coloquen en las esquinas de ciertas aceras obstaculizando el paso con cajas de plástico, bateas, sacos con cocos y otros.

5. Residuos sólidos. En la genética de nuestro pueblo, todo envoltorio, recipiente o cáscara se bota donde sea. No se acostumbra buscar un recipiente donde depositarlo, y mucho menos separar y reciclar. Nos falta mucho. Si la educación no ha dado resultado, habrá que cobrar multas. ¡Tóquele el bolsillo a alguien y verá el cambio! Me dijeron. Nos guste o no, la suciedad es parte del paisaje urbano.

6. Lluvia y alcantarillado. En mayo se inicia el viacrucis de la capital debido a que el sistema de alcantarillado no da abasto para canalizar toda la lluvia que cae. Puntos recurrentes: barrio Luján, avenida segunda por la CCSS, la entrada al barrio chino, quebrada los Negritos en los barrios Dent y Escalante, por mencionar lo más conocidos. Esto hay que castigarlo.

7. Indigentes. Centenares de personas duermen en las aceras de San José o dependen de la caridad para sobrevivir. No bastan los esfuerzos de “Chepe se Baña” o de los centros de ayuda cristiana de varias ONG que entregan desayunos. Son el resultado de destrucción familiar, consumo de drogas, alcoholismo y un largo etcétera. No es sencillo resolver el problema, pero debe de existir un programa interinstitucional permanente para abordar esta deprimente situación. Sumado a ello, está el otro cuadro de personas discapacitadas o sanas solicitando ayudas en medio de los vehículos, donde corren peligro de ser atropelladas.

8. Movilidad y transporte. Manejar en San José no es fácil ni seguro, sobre todo, en horas pico. El auto individual se ha convertido en una necesidad, más que en un lujo, merced del actual esquema de transporte urbano. El tren no ha sido una solución y menos usando diésel para moverse. Las ciclovías, buena intención de la Municipalidad, no han cumplido el objetivo. Es fundamental incentivar la puesta en marcha de otras formas de transporte: trolebuses, tranvía, otros ramales del ferrocarril, autos eléctricos, caminar más en zonas habilitadas para ello y el metro (ni soñarlo, aunque hubiera sido hermoso tenerlo antes que nuestro vecino del sur). Deben dedicarse vías exclusivas para ciclistas e impedir el ingreso de motos.

9. Arte y cultura. Lo que antiguamente se conocía como la retreta: dar vueltas en el parque un día de la semana en la noche, los hombres en una dirección y las mujeres en la contraria, escuchando la orquesta municipal, se ha convertido en diversos programas de diversión y entretenimiento que es digno rescatar, como “Domingos sin Humo” y “Enamórate de tu Ciudad”, o los mismos festivales de arte como el FIA, que tratan de propagar la cultura en sus diferentes formas.

10. Distrito metropolitano. La creación de un Distrito Metropolitano al estilo de las grandes capitales, como Washington, Bogotá o Ciudad de México, que agrupe a los municipios de San José, Tibás, Moravia, Goicoechea, Montes de Oca, Curridabat, Desamparados y Escazú. Otros incluirían Aserrí, Alajuelita, Coronado y Santa Ana. El proyecto no es sencillo, pero sería un gran reto urbanístico y administrativo para tener una capital de primer mundo.

El autor es ingeniero.