Hace 6 días

Con respecto a la nota titulada “Jefa del PUSC ascendió como diplomática sin experiencia y sin atestados lógicos, según Procuraduría Ética”, publicada en la edición del viernes 17 de mayo del 2019, aclaro que el artículo 48 del Estatuto de Servicio Exterior define que el personal nombrado en comisión es resorte del Ministerio de Relaciones Exteriores; asimismo, es obligación del Poder Ejecutivo fundamentar cada nombramiento de acuerdo con la necesidad y requerimiento específicos del gobierno.

Los nombramientos en comisión responden a decisiones tomadas extraordinaria y transitoriamente por el Poder Ejecutivo, y de acuerdo con la jurisprudencia constitucional le corresponde también, como único órgano encargado, el deber y el poder de referirse a los criterios y razonamientos de los nombramientos, pues no puede hacerlo el funcionario que presenta sus atestados y es nombrado.

De los 48 nombramientos investigados, solo uno cumplió las características y calificación para el ejercicio del cargo. Del resto, 18 son personas cercanas a la campaña de la expresidenta Laura Chinchilla y militantes reconocidos y activos del Partido Liberación Nacional (PLN), y los otros 29 son personas sin vínculos políticos, pero que no se especifica, según los artículos 48 y 19 del Estatuto de Servicio Exterior, el razonamiento de su nombramiento en comisión y se indica que no son funcionarios de carrera diplomática.

En ninguna parte del documento se indica que no tengo atestados, conocidos legal y popularmente en nuestro país como “títulos profesionales”, por lo cual lo indicado en el titular de la nota falta a la verdad e induce a error a los lectores.

Por otra parte, cuando el informe indica que no hay diferencia entre los 18 nombramientos de los funcionarios ligados al PLN y el resto, se infiere que lo hace en cuanto a la responsabilidad del Poder Ejecutivo al no haber indicado claramente y con detalle las disposiciones jurídicas que los fundamentaron, no en cuanto a la persona como tal, pues, si no, no tendría sentido que la Procuraduría de la Ética Pública hiciera un apartado de los nombramientos de personas militantes en el PLN e indicara que esos nombramientos tenían problemas de mayor relevancia (en los cuales no se me menciona).

El informe señala que eran 16 las personas nombradas por el Ministerio de Relaciones Exteriores quienes no tenían carrera diplomática y no tenían vínculos con el partido de gobierno (PLN), por lo cual resulta oportuno preguntarse por qué la nota periodística resalta mi nombre, y no el de funcionarios que laboran para el sector público. Más llamativo aún es el hecho de que todo esto surge a pesar de que la Procuraduría no planteó ninguna sanción para mí.

Firma responsable: María Inés Solís Quirós

Diputada