31 julio

Con el titular de su editorial “Denuncia del antisemitismo” y apoyado en dos notas tituladas “Comunidad judía: nos ofende la odiosa comparación realizada por Juan Diego Castro” y “Partidos lamentan mensaje de Juan Diego Castro sobre Leonel Baruch”, los tres del 30 de julio, este medio saca de contexto un comentario en el que me refiero al periodismo que hace CRhoy y hago denuncias relacionadas con la corrupción en el país.

Aprovecha La Nación un comunicado de prensa de la comunidad judía para acusarme de “odio, discriminación y judeofobia”, cuando quien tenga la más mínima capacidad de comprensión lectora sabe que el mensaje emitido en mi cuenta de Facebook nunca es irrespetuoso con la comunidad judía y solo si se hacen extrapolaciones sacadas de contexto, mediante el silencio de términos, se puede llegar a semejantes conclusiones.

Cuando me referí a términos como “cámara de gas mediática” y “campo de concentración periodístico” estaba perfectamente consciente del valor de los adjetivos empleados, lo que sucede es que La Nación solo habla de “cámara de gas” y de “campo de concentración”, y así, por un efecto de contigüidad semántica, busca exponerme ante el pueblo judío.

De ahí, La Nación pasa a hacer una insinuación aún más grave, amparada en un comunicado de la comunidad judía de Costa Rica, al afirmar que no respeto a quienes padecieron el Holocausto, tema que jamás se alude en mi texto, así como en ningún momento me refiero a la terrible situación que padecieron los judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

Al hacerlo, se silencia el punto capital de mi escrito: la denuncia de la corrupción de los partidos políticos, la denuncia contra la corrupción en el Poder Judicial y la denuncia contra la prensa.

Juan Diego Castro Fernández

Cédula 104430791