20 julio

En la nota titulada “AyA tiene sin uso $450 millones en créditos para obras” (15/7/2020), no se tomó en cuenta que con el mismo Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) la institución tramita el financiamiento de la quinta etapa del acueducto metropolitano, cuyo costo estimado es $476 millones, para garantizar el agua de la GAM a partir del 2025.

Contamos con dos unidades ejecutoras y recientemente se aprobó e instaló la Unidad Ejecutora BCIE, la cual integra todos los créditos con ese Banco, con el recurso profesional necesario para asegurar el cumplimiento en tiempo, costo y alcance de los proyectos.

Se señala en la nota el tiempo transcurrido entre la aprobación del crédito y la firma del contrato, desconociendo que por ley el AyA debe tramitar la aprobación primero ante el Ministerio de Planificación Nacional (Mideplán); luego, ante el Banco Central de Costa Rica; y, finalmente, ante la Autoridad Presupuestaria del Ministerio de Hacienda, y, en todas, atendiendo las subsanaciones y consultas que planteen.

La nota también ignora el ciclo de gestión de proyectos para programas de inversión con créditos aprobados con fundamento en estudios de factibilidad económica, financiera, técnica, ambiental y social.

Cabe destacar que los créditos aprobados consideran recursos de financiamiento o propios para completar los diseños finales. Una vez con el crédito deben ajustarse los diseños finales, planos constructivos, licitación pública internacional, adjudicación y orden de inicio al contratista de la obra.

Según la nota, una vez aprobado el crédito puede darse la orden de inicio al contratista y disponer la maquinaria para la obra. Se pasa por alto, entre otras cosas, la fase de contratación, que tiene riesgos de apelaciones desde la misma publicación del cartel.

Como todo profesional con conocimiento en gestión de proyectos sabe, el ciclo normal de ejecución, tomando en cuenta estudios básicos, aprobaciones, diseños, contratación y ejecución, es de por lo menos tres años.

El crédito n.° 2198 por $55 millones fue firmado por el presidente de la República, tras la aprobación de la Asamblea Legislativa, el 14 de junio del 2019; el crédito n.° 2188, por $111 millones, el 7 de mayo del 2019; y el crédito n.° 2164, por $154,5 millones, fue firmado el 4 de mayo del 2018.

Los créditos del BCIE 2164, 2188 y 2198 fueron aprobados con estudios de factibilidad técnica y diseños, con una estrategia de ejecución acelerada, con planos constructivos que nos permiten tener ya en la fase de ejecución los proyectos de Bagaces, Cóbano, Los Chiles, el Laboratorio Nacional de Aguas y la red de agua potable y alcantarillado sanitario en el tramo Búfalo-Limón.

Errores en cifras. El índice de ejecución del cronograma del proyecto de reducción de agua no contabilizada, desde la contratación de los consultores especializados, es un 90 %, no un 0,90 %, como erróneamente informa el artículo.

Sobre el agua no contabilizada, se afirma que se desperdicia entre un 53 % y un 67 %, cuando la cifra estimada por los consultores internacionales es por el orden del 27 %. Asimismo, es erróneo afirmar que toda el agua no contabilizada se desperdicia o, menos aún, que sean fugas.

Este es un concepto empleado internacionalmente para describir la diferencia entre el agua que se produce y la que se factura. El agua no contabilizada incluye la utilizada en hidrantes por los bomberos, y la que abastece los asentamientos humanos informales (a quienes se le garantiza el derecho humano al agua por medio de fuentes públicas), usos que no se miden, pero sí se aprovecha el líquido.

Como se explicó con detalle al periodista, con respecto al proyecto RANC, se han cumplido a cabalidad tres etapas fundamentales para iniciar la inversión en obras: la instalación de la unidad ejecutora, la contratación de la consultoría especializada y la elaboración de un diagnóstico profundo, a fin de diseñar los planes de acción, los cuales ya están en marcha.

En números, para este proyecto están en preparación 16 licitaciones públicas, 19 abreviadas y 7 de menor cuantía, cuyos carteles serán entregados de manera paulatina hasta completar, en enero del 2021, un monto de $100 millones aproximadamente.

Yamileth Astorga Espeleta, presidenta ejecutiva del AyA.