Foros

Bendita pandemia

Todo aquello que tenga un tinte de modificación de ‘statu quo’, de inmediato es repelido con una acusación contra quien lo plantee

Las palabras eficiencia, ahorro, control, evaluación de desempeño y todo aquello que tenga un tinte de modificación de statu quo, de inmediato es repelido con una acusación directa contra quien pretenda poner en práctica un poco de orden y control.

Respeto, admiro y no tengo la menor duda de que la CCSS es, sin discusión, columna vertebral de la democracia del país. Ese concepto de solidaridad que está expresamente estatuido, en el cual la participación en pagos a su favor no está relacionada con el servicio que se recibe ni con su costo, es la verdadera esencia de la democracia y la igualdad de oportunidades y derechos de los costarricenses.

Pero hay de aquel que se atreva a insinuar que en la CCSS puede haber economías, ahorros, eficiencia, o que el Fondo de Retiro, Ahorro y Préstamo es una gollería descarada y sin sentido, que pagamos los patronos y asegurados para dar un beneficio exclusivo a los funcionarios.

De inmediato saltan empleados públicos y sindicatos para acusarnos de querer privatizar la medicina o amenazarnos recordándonos el día en que, presos de una grave enfermedad, caigamos en las salas de urgencias o salones especializados, en fin, la CCSS no se puede tocar, no es posible pedir una mejora, un cambio.

Nadie, en su sano juicio, negaría que el gasto multimillonario producto de la atención de la covid-19 ha sido gigantesco, y que no estaba previsto y mucho menos, presupuestado. Pero podríamos conocer los ahorros obtenidos por todo lo que se dejó de hacer, de atender, de prescribir y las medidas de eficiencia que se pusieron en práctica en todas las empresas privadas de Costa Rica y me atrevería a decir que de todo el mundo, producto de la pandemia.

Educación secuestrada. Respeto, admiro y no tengo la menor duda del valor de la educación, gratuita y obligatoria, que heredamos de nuestros visionarios antepasados, qué seríamos sin ella.

Años atrás escribí con todo cariño una semblanza sobre mi querida maestra, publicada en este medio, ahí, constatarán mi admiración por el sistema educativo público, del cual soy resultado. Sin embargo, apenas mencionamos que el monto que el país destina a la educación no es correspondido con el resultado obtenido al aplicar pruebas internacionales a los estudiantes, salimos muy malparados, la calidad de nuestra educación es deplorable, hay de aquel que ose solicitar evaluaciones rígidas de conocimiento a los maestros y profesores, de inmediato, maestros y gremios nos acusan de querer privatizar la educación, de ser enemigo del ejército costarricense que nos enorgullece: nuestros valiosos maestros y profesores, muchos de los cuales con dificultad se expresan verbalmente y por escrito…

Los gremios han secuestrado la educación, lo único novedoso es que ahora son chicos y chicas, lo que antes eran niños y niñas o, mejor aún, nuestros güilas. Cuándo recuperaremos el tiempo perdido en huelgas sin sentido, en la inexistencia de un sistema a distancia y mucho menos virtual, estudiantes pobres, pobres estudiantes. La ausencia de clases se originaba en la ausencia de vacuna para el gremio, esperamos no tener que sentarnos a esperar la segunda dosis, bendita pandemia.

De otra estirpe. Respeto, admiro y no tengo, como abogado, la menor duda de la relevancia del Poder Judicial, somos y nos preciamos, hasta ahora, de ser un país de derecho, lo decimos ufanos. Sin embargo, en cuanto tratamos de encuadrar al Poder Judicial como parte del sector público, es la Corte Plena la que dice que no, que el Poder Judicial es de otra estirpe, que los peligros del narcotráfico y el crimen organizado campean y podrían poner precio al andar recto de nuestros funcionarios judiciales.

Quizá si dejamos a los empleados del Conavi fuera de los alcances de la ley de salario único evitemos cochinillas, entonces, de inmediato, quienes alzamos un poquito la voz somos anarquistas, queremos menoscabar al Poder Judicial.

Que sigan entonces los beneficios desiguales con respecto al sector privado y del mismo sector público, vacaciones extendidas, pluses y más pluses, pensiones de lujo, toda pensión es de lujo al compararse con las pensiones de los mortales que nos pensionamos con el IVM de la CCSS. La justificación es que el aporte del patrono (el Estado) y del Estado (todos) es mayor, así cualquiera. Y las salas de juicio vacías, y los ahorros y las medidas del resto de los mortales brillan por su ausencia, bendita pandemia.

Hay una lista grande de instituciones a las que espero referirme posteriormente, como la educación superior pública, otra raza, de la misma naturaleza de aquellos que en la defensa a ultranza de su autonomía la convierten en patente de corso para dilapidar recursos públicos en salarios, pluses, pensiones. Sus aulas han estado vacías durante más de un año, y los ahorros y las medidas de eficiencia por ejecutar aún las esperamos con las manos abiertas, bendita pandemia.

armandocespedes@adiceco.com

El autor es abogado y periodista.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.