Foros

Aprendiendo sobre la guerra desde la niñez

El ‘Homo sapiens’, desde que apareció en la tierra, no ha logrado vivir sin guerras

La enseñanza al ser humano empieza en la niñez, tal como se da en la escuela: enseñando a leer y escribir, utilizando libros, oraciones, videos, cumpliendo tareas, resolviendo exámenes, recibiendo notas para abarcar programas.

Hay una enseñanza, sin embargo, más profunda: el ejemplo del mundo adulto. Algunos expertos lo llaman modelaje o impronta. Se da desde que nacemos, o según algunos incluso desde que estamos en el vientre materno.

La forma como el mundo adulto modela el carácter desde la niñez deja huella en todos los rincones internos y fomenta la compasión, la solidaridad, la honestidad, el esfuerzo, la construcción de la paz y la humildad, valores que se aprenden de lo que vemos a nuestro alrededor.

Probablemente, el Homo sapiens, desde que apareció en la tierra, no ha logrado vivir sin guerras, ni siquiera 24 horas. En alguna o varias partes del mundo, siempre ha habido guerras y cada vez causan más muertes.

Al igual que la estructura y función del cerebro y la mano, la adquisición del lenguaje es un gran indicador de nuestro proceso evolutivo, pero en lugar de usarlo para reflexionar y conversar, lo usamos para organizar el asesinato de otros, para golpear o disparar a nuestros hermanos humanos.

El uso involutivo de nuestros potenciales son las verdaderas lecciones que los seres humanos hemos recibido desde siempre. Entonces, ¿por qué nos extraña que la violencia aparezca desde la niñez?

No necesitamos recibir los misiles directamente, pues vivimos su efecto a distancia, aprendemos sobre la guerra en las computadoras, en la televisión o en los videojuegos, o por los comportamientos violentos en nuestros barrios o nuestras casas.

Frente a esto, pareciera que la paz solo es una excepción o un momento de muy rápida duración. El futuro del ser humano está únicamente en que los adultos ofrezcamos a nuestros niños un modelaje pacífico.

fulatedr@gmail.com

El autor es pediatra.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.