Eduardo Salgado Retana. 12 febrero

La India, debido a su enorme territorio y población, posee condiciones propicias para la explotación de energía solar. Ejerciendo su política exterior, encontró en Francia al aliado perfecto —por su condición de líder europeo y miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas— para crear un organismo internacional capaz de desarrollar energía fotovoltaica.

Ambos países se convirtieron en fundadores de la Alianza Solar Internacional (ISA, por sus siglas en inglés) cuya propuesta fue lanzada el 30 de noviembre del 2015 en París, en la Convención Marco sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas.

Para ser un país miembro del ISA no se debe pagar cuota ni al ingreso, ni durante el tiempo que el país decida permanecer dentro de la alianza

Está compuesta por 71 Estados parte, de los cuales 48 son miembros; Costa Rica es un país parte porque no ha ratificado el documento de incorporación, pero sí participó en la histórica primera asamblea general celebrada el 4 de octubre del 2018.

A favor del medioambiente. Maximizar el aprovechamiento del potencial de la energía solar, universalizar su acceso y acelerar el desarrollo económico de los países que la utilicen es el objetivo de la organización; la cual aspira a una erradicación paulatina del uso de los combustibles fósiles, con la consecuente disminución de CO2, lo que mejorará las condiciones del medioambiente al atenuar los efectos del cambio climático.

Más velocidad, escala y destreza a las tecnologías disponibles mundialmente, facilitará las investigaciones y desarrollos estratégicos, así como la reducción de los costos de financiamiento y construcción de proyectos. ISA pregona ser única en su género, pues procura no repetir las actividades que otras organizaciones internacionales llevan a cabo sobre el uso de energías renovables.

Beneficios. ¿En qué favorece ser miembro del ISA? En la obtención de créditos bancarios a tasas sumamente bajas para el desarrollo de proyectos relacionados con la energía solar; y gratuitamente se tendrá capacitación sobre nuevas tecnologías, instalación de infraestructura y evaluación, ejecución y coordinación de proyectos.

Además, se formará parte de un bloque de países ricos en radiación solar, que, al armonizar su demanda de tecnologías y productos terminados del sector energético, disfrutarán de un mayor apalancamiento para obtener mejores precios del sector privado.

Para ser un país miembro del ISA no se debe pagar cuota ni al ingreso, ni durante el tiempo que el país decida permanecer dentro de la alianza, tampoco se exigen compromisos legales que condicionen la incorporación a algo o a alguien, solamente se es respetuoso del derecho internacional y de la Convención de Viena de Tratados Internacionales.

Espera aprobación. La Embajada de Costa Rica en la India firmó el 1.° de setiembre del 2017 la adhesión a la Alianza Solar Internacional, cinco días después, el documento fue enviado al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.

El proyecto de ley fue puesto a despacho el 18 de octubre del 2018, lo cual significa que puede ser evaluado en la Asamblea Legislativa a petición del Poder Ejecutivo durante este período legislativo extraordinario, que culminará el 31 de abril del 2019. De lo contrario, habrá que esperar la suerte que corra en el próximo período ordinario, después del 1.° de mayo.

La eventual ratificación del proyecto se vislumbra como una oportunidad para el fortalecimiento del derecho humano a un medioambiente sano.

El autor es encargado de Negocios a.i. en la Embajada de Costa Rica en la India.