Editorial

Editorial: Un reto del tamaño del Zurquí

Todos los inviernos, la ruta 32 se convierte en una verdadera congoja para el sector productivo y los pobladores del Caribe. La solución no se puede postergar más dadas las millonarias pérdidas y la perenne incertidumbre por las condiciones del tramo más vulnerable

Con la llegada de cada estación lluviosa, el riesgo de que un derrumbe deje fuera de servicio la ruta 32, por días e incluso semanas, se convierte en una verdadera congoja para el sector productivo y los pobladores del Caribe. Dar la vuelta por la angosta y serpenteante carretera de Turrialba no es opción para los transportistas que movilizan carga entre San José y Limón en grandes furgones articulados, e implica un fuerte incremento en sus costos, incluso pérdidas para exportadores, importadores, grandes y pequeños comerciantes, operadores turísticos, camioneros y particulares que utilizan la vía que atraviesa el cerro Zurquí para llegar más rápido a sus destinos.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.