Editorial

Editorial: Salarios del gabinete

No es el mejor momento para decretar el alza, pero nunca hubo un buen momento en más de una década y no lo habrá en el futuro próximo

El incremento salarial decretado para ministros y viceministros es una necesidad reconocida desde hace años, pero nunca fue posible materializar la solución por temor a la opinión pública y a las protestas de quienes simpatizan con la idea cuando gobiernan y la denuncian cuando están en la oposición.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.