Editorial

Editorial: El cambio climático ya es innegable

Los efectos del cambio climático son visibles en nuestros tesoros naturales, como los bosques nubosos, y también en las ciudades

La foto publicada en nuestra edición del 23 de octubre es desgarradora y, también, atemorizante. Los monos cariblancos del Parque Nacional Santa Rosa aprendieron a abrir la llave de una pileta para tomar el agua que la naturaleza les niega en esa zona cada vez más seca de Guanacaste. Hace 20 años, la estación seca comenzaba en noviembre y terminaba en mayo.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.