Eduardo Ulibarri. 7 octubre, 2018

El pasado jueves se publicó en estas páginas un artículo de Felipe Alpízar, director del Centro de Investigaciones y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica, y Ronald Alfaro, coordinador de la encuesta divulgada el 21 de setiembre por esa entidad sobre la reforma fiscal y la huelga. En él se refieren a la dinámica de los estudios de opinión.

Días antes, publiqué un comentario en el que cuestioné, con sustento y respeto, falencias conceptuales e interpretativas que detecté en ese estudio. Por eso, no me doy por aludido cuando los autores se quejan de “descalificaciones infundadas” sobre él.

Sin embargo, uno de sus párrafos sí me obliga a una aclaración, porque induce a creer que yo alteré el contenido de una pregunta mencionada en mi artículo, cuando la alteración se produjo en el propio seno del CIEP. La pregunta a la que me refiero es la número 8.

Los autores escriben en su artículo: “Como se puede comprobar en la página en Internet del CIEP, la pregunta fue: ‘Con respecto al movimiento de huelga (énfasis míos) su posición es’. Las opciones de respuesta eran: ‘Apoya el movimiento’, ‘Lo rechaza, o ‘No tengo posición’. Esta es una pregunta clara y concisa, que no deja espacio a la interpretación”.

Sin duda, esa pregunta es “clara y concisa”. Pero sucede que no fue la planteada a la muestra. Antes de escribir mi artículo, le solicité a Alfaro copia del cuestionario utilizado, que amablemente me adjuntó a un mensaje recibido el 24 de setiembre a las 9:58 p. m. La pregunta 8 que aparece en él es esta: “Con respecto al movimiento de protesta, su posición es: 1. Apoya el movimiento. 2. Rechaza movimiento. 3. No tengo una posición (énfasis mío)”.

Este contenido es poco preciso y no justifica concluir, como aseguró el estudio, que el 52 % apoyaba la huelga. Porque un “movimiento de protesta” no es lo mismo que un “movimiento de huelga”, tal como mencioné en mi artículo.

Es decir, el cuestionario que, según me escribió Alfaro, fue aplicado en el campo, no es el mismo que aparece en la página del CIEP. Por eso, cuando don Ronald y don Felipe sugieren “comprobar” en ella la pregunta aplicada están, al menos, cometiendo una grave inexactitud e incurriendo en falta de transparencia. No especulo sobre sus razones; solo expongo el hecho, que se convierte en una forma de descalificación autoinflingida.

Si algún lector o alguna lectora tiene interés en conocer el cuestionario que me envió don Ronald, con gusto puedo facilitárselo desde el correo radarcostarica@gmail.com.

El autor es periodista.