Columnistas

Ucrania no está sola

A las sanciones de los países contra Rusia se suman empresas y los gigantes tecnológicos

Ucrania no está sola. Ese es el contundente mensaje mandado por la mayoría de la comunidad internacional, la cual ha mostrado una esperanzadora señal de unidad y la condena a la invasión ilegítima y violatoria del derecho internacional de Vladímir Putin y la Federación Rusa.

La invasión ha motivado acciones positivas, tales como la unidad interna de la Unión Europea, un rol más proactivo en seguridad y política exterior de esta y un actuar consensuado con los Estados Unidos y la OTAN, histórica relación trasatlántica venida a menos en la administración Trump.

Se han dado también hitos históricos, como la ruptura del secreto bancario suizo y un cambio en la política exterior de Finlandia y Alemania de entrega de armamento bélico. La historia valorará este giro de timón especialmente de Alemania, que además incrementó su presupuesto de seguridad.

Las Naciones Unidas lograron superar el veto ruso en el Consejo de Seguridad, llamó a una sesión extraordinaria, práctica poco común, y logró un voto contundente en contra de la invasión con 141 votos a favor, 35 abstenciones —en las que sobresalen China y la India— y 5 votos en contra, incluida la Federación Rusa, cuyos únicos aliados fueron Siria, Corea del Norte, Eritrea y una Bielorrusia cada vez más cercana a su vecino.

Destacan viejos y nuevos protagonistas en el conflicto. La FIFA se convierte en actor político al suspender la participación rusa en la próxima Copa Mundial en Catar y múltiples empresas le han dado un espaldarazo a Ucrania.

A la suspensión de ventas de firmas como H&M, Toyota y Honda, se unen acciones más estratégicas y de seguridad, como las tomadas por Apple, que desactivó los mapas de Ucrania, y DirecTV y Google de suspender el acceso a la red estatal rusa RT.

Sorprende positivamente la rápida respuesta de Tesla a la solicitud de proveer a Ucrania el apoyo de su red Starlink, lo que confirma que la comunicación es estratégica durante un conflicto.

A las sanciones financieras se suman la suspensión de medios de pago, como American Express, Visa y Mastercard, y tanto Facebook como Twitter impidieron el uso de sus redes con fines propagandísticos. Se trata de positivos esfuerzos en pos de acelerar el llamado a la razón y el fin de la invasión.

nmarin@alvarezymarin.com

La autora es politóloga.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.