Columnistas

Trump descubrió el agua tibia

Existe un antecedente de invasión del Capitolio que a lo mejor inspiró a la turba en enero

Justifico el tópico de hoy acogiéndome a un cómodo pretexto: el dicho popular «me cayó la peseta». Retrocedo al 6 de enero pasado, cuando una turba, al parecer alentada por el derrotado Donald Trump, irrumpió en el Capitolio con el fin de impedir que el Congreso y el Senado confirmaran la elección de Joe Biden. El episodio fue considerado, entre otras cosas, insólito, una mácula sobre la faz de la democracia más calificada del mundo, un pecado capital contra el civismo y una vergüenza para la civilización occidental, cristiana y consumista.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.