Nuria Marín Raventós. 30 mayo

El 1.° de junio de 1980 se fundó CNN, un medio revolucionario por brindar las noticias en horario continuo, las 24 horas, los 7 días.

Diez años después, viviría uno de sus primeros capítulos de gloria al superar a sus competidores ABC, CBS y NBC debido a una primicia sin precedentes: el inicio de la Operación Tormenta del Desierto de la primera guerra del golfo Pérsico.

Gracias al coraje e ingenio de Bernard Shaw, John Holliman y Peter Arnett, CNN transmitió desde el hotel Al Rashid en Bagdad los ladridos que alertaban lo que seguiría: misiles, luces y estruendo de esa histórica noche.

De la mano de CNN, viviríamos una experiencia inimaginable: seguir el conflicto armado en tiempo real durante su prolongación.

Lo viví como estudiante de maestría en Cambridge, donde incluso las clases fueron suspendidas de manera ocasional, algo inusual, pero acorde con la magnitud de lo que estaba pasando.

Además de la inmediatez, la cobertura se realizaba de la mano de las más altas autoridades políticas y militares, con continuas conferencias de prensa y expertos del más alto nivel con conocimiento sobre Oriente Próximo.

Fue mi primer contacto con el análisis de política internacional y ahí nació, lo reconozco, una de mis grandes pasiones.

Coberturas como esa, no ayuna de errores por la inmediatez, derivaron en lo que luego se denominó el “efecto CNN”, la exposición a vívidas imágenes que incidirían en las decisiones de la política exterior estadounidense.

El medio tendría también la primicia de otro acontecimiento que marcó a una generación: los ataques del 11 de setiembre del 2001.

Fue CNN, por medio de su periodista Carol Lin, el primer canal de cable que transmitió el ataque contra la primera torre del Centro Mundial de Comercio, a las 8:49 de la mañana, horario del este de los Estados Unidos.

Cuarenta años después, y en plena covid-19, tenemos al alcance otra revolución tecnológica al contar con portales como el del mapa interactivo de la Universidad Johns Hopkins, que informa a escala global el avance y contención de la pandemia.

Hoy, ante algunas tendencias autocráticas en el mundo y las fake news que proliferan, vale celebrar el papel de los medios de comunicación como contrapeso esencial por la verdad y la democracia.

La autora es politóloga.