Fernando Durán Ayanegui. 15 junio

Que una antigua creencia sea confirmada por la NASA no es un lujo de todos los días, así que vamos a atrapar la oportunidad agarrándola de las cejas. De joven, cuando aún era estudiante, solía colaborar, por amistad con el director de un diario vespertino, en la redacción del horóscopo que se publicaba cinco veces a la semana. Aunque con costos sabía cuál era mi signo, lo hacía sin reservas éticas por estar convencido de que la astrología no era ninguna ciencia y de que, como lo ratificaría decenios después la NASA, de haberlo sido estaba, en el tema del zodiaco, tan perdida como el hijito de la Llorona. Había escuchado el rumor de que el Zodíaco necesitaba ser “overjoleado” porque, cuando los babilonios lo inventaron, hacía unos tres mil años, el eje de la Tierra apuntaba en una dirección diferente a la actual y eso invalidaba la totalidad de los horóscopos impresos o declamados desde mi nacimiento. Por otro lado, gracias a alguna lectura perdida barruntaba que los primitivos astrólogos babilonios padecían de triscaidecafobia (horror al número 13) y, a fuer de comodidosos, habían afeitado el zodiaco para dejarlo en una docena de signos.

No obstante, el día en que, en una parada de buses, escuché a una señora diciendo: “Lo que soy yo, me puedo quedar sin comida con tal de comprar el periódico para ver el horóscopo”, me arrepentí de haberme integrado a aquella artesanía de las predicciones inventadas, y la abandoné. Desde luego, eso no evitó que otros periódicos continuaran publicando sus masificados horóscopos de origen extranjero, con la consiguiente fuga de divisas.

Pues bien, la NASA confirmó recientemente que, desde el principio, los astrólogos de Babilonia dejaron por fuera, a sabiendas, el signo llamado Ofiuco, de la serpiente, de Asclepio o del médico. Lo cual quiere decir que la astrología, sea o no sea una ciencia, y sin que importe el cambio de orientación del eje terrestre, anduvo adulterada desde sus orígenes. La reputada agencia espacial ha ratificado que las constelaciones del cinturón imaginario llamado Zodíaco son 13, de manera que el signo de Ofiuco —rige del 29 de noviembre al 17 de diciembre— se situará entre Escorpión y Sagitario. Al correrse los demás, si usted se siente Leo por haber nacido un 4 de agosto, ¡salado!, ahora le toca ser Cáncer.

El autor es químico.