Carlos Alberto Montaner. 15 junio

Los parlamentarios José Guerra y Tomás Guanipa han sido desaforados. Guerra es un eminente economista. Fue una decisión del Tribunal Supremo de (In) Justicia que preside Maikel Moreno en Venezuela. Moreno, antes de hacerse abogado, era policía de la Dirección General Sectorial de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip) y fue guardaespaldas del presidente Carlos Andrés Pérez.

La Disip se transformó durante el chavismo en el siniestro Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). En época de la democracia, Moreno fue acusado de dos asesinatos, pero sus vínculos con la Policía lo sacaron de la cárcel y decidió estudiar Derecho. Parece que trepó al poder por su amistad con Cilia Flores, esposa de Nicolás Maduro.

El plan de Maduro es bastante obvio y fue perfilado por sus asesores cubanos en diciembre del 2015, cuando la oposición obtuvo dos tercios de los diputados, porcentaje que le permitía cambiar a los magistrados venales al servicio del oficialismo.

Maduro, a partir del 2016, asustado, decidió gobernar por medio del obediente Poder Judicial y, en consecuencia, eliminó a tres diputados indígenas de la Amazonía mediante un pretexto baladí. Esos tres diputados formaban la mayoría calificada que la oposición necesitaba para adecentar el Poder Judicial. No pudieron o quisieron sostenerlos. El Tribunal Supremo de Justicia declaró en desacato a la Asamblea Nacional (AN) hasta que cedió y los diputados admitieron la primera poda.

Jugada chavista. En el verano del 2017, Maduro, siempre bajo instrucciones de los cubanos, creó otro cuerpo deliberativo llamado la Asamblea Nacional Constituyente. El objeto era promulgar una nueva Constitución sin recovecos liberales. A principios del 2018, los chavistas se retiraron de la Asamblea Nacional (AN) pretextando una violación del reglamento.

Siguió, entonces, el desafuero de los diputados demócratas. Había comenzado cuando eliminaron a los tres diputados de marras. Ya son una veintena. Cuando haya menos parlamentarios demócratas que chavistas, Maduro hará regresar a sus huestes a la AN con el objeto de maniatarla, callarla o disolverla definitivamente.

A partir de ese punto, gobernará con una nueva Constitución calcada del modelo cubano, que a su vez sigue de cerca la que Stalin hizo promulgar en 1935. Allí, se dirá, como en la carta magna de la Isla, que toda regla o legislación estará subordinada al modelo “socialista” y a las autoridades del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Cuba confía en que, con el tiempo, cambiará el panorama internacional adverso predominante hoy, y Venezuela, como le sucedió a la Isla, deje de ser una anomalía y todos se acostumbren a la presencia de un narco-Estado corrupto del que haya escapado el 20 % o 25 % de la población. Ya lo ha hecho un 15 %.

Ayuda externa. La oposición, mayoritariamente dirigida hoy por Juan Guaidó, aunque cuenta con el 85 % del apoyo popular, tiene poco margen de maniobra. De nada le vale pedir una intervención militar o humanitaria si previamente no está pactada. Su mejor baza es pedir ayuda a Estados Unidos —como sugiere el experto nicaragüense Humberto Belli— para iniciar la lucha armada con el concurso de los más de mil militares exiliados en Colombia. Al fin y al cabo, Venezuela cuenta con tres importantes fronteras terrestres: Colombia, Brasil y Guyana, y una marítima asomada al Caribe en la que hay islas holandesas y británicas.

Ante la negativa de Maduro a someterse a unas elecciones realmente libres y transparentes, el presidente Guaidó, invocando el artículo 350 de la Constitución vigente, puede reclamar el derecho a la beligerancia y terminar con la fantasía de unas elecciones libres y transparentes.

Si Washington fue capaz de crearle a Guaidó el respaldo diplomático de casi 60 países, muy bien puede darle el espaldarazo para que los propios venezolanos conquisten con las armas el destino democrático que les niegan La Habana y Maduro.

En todo caso, es suicida que los latinoamericanos se crucen de brazos ante la inmensa tragedia de los venezolanos. Ya han escapado del país más de 4 millones de personas y es muy posible que se desate una hambruna que mate a otros tantos.

Maduro y sus cómplices no van a entregar la autoridad solo porque la sociedad lo demande. Fidel se lo dijo a Chávez repetidas veces: “El poder político jamás se entrega por las buenas, muchacho”. Hay que conquistarlo a cañonazos.

[©FIRMAS PRESS]

Carlos Alberto Montaner es periodista y escritor. Su libro más reciente es una revisión de “Las raíces torcidas de América Latina”.