Columnistas

Optimistas éticos

Siguen resonando los casos de políticos y gobernantes defensores de zafias tradiciones: en Costa Rica, las peleas de gallos, y en España, las corridas de toros

Dos aforismos caen de perlas para iniciar el comentario de hoy: «No se conoce ningún caso de tradición que evolucione espontáneamente hasta convertirse en una buena costumbre» y «todo salto del progreso moral requiere ganarle una batalla a alguna clase de tradición».








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.