Junaid Nabi. 6 febrero

BOSTON – La parte más frustrante de mi trabajo como profesional de la sanidad pública es la difusión de información falsa, por lo general en línea, que suplanta a años de estudios empíricos. Ya es suficientemente difícil contrarrestar las falsedades en conversaciones presenciales con pacientes. Resulta incluso más complicado combatirlas cuando el medio de propagación es la Internet.

Hace poco fui testigo de primera mano en Cachemira, donde crecí. Allí los padres de niños pequeños creían en videos y mensajes publicados en Facebook, YouTube o WhatsApp que difundían falsos rumores de que las vacunas y los medicamentos modernos eran dañinos, o incluso que eran financiados por extranjeros con terceros motivos. Mis conversaciones con colegas pediatras locales me revelaron cómo un solo video o mensaje instantáneo con información falsa bastaba para disuadir a los padres de confiar en algunas terapias médicas.

Si no damos pasos sólidos y coordinados para enfrentar esta alarmante tendencia, podríamos perder un siglo de éxitos de vacunaciones y comunicación sanitaria

Médicos de otras áreas de la India y Pakistán han reportado numerosos casos en que los padres, muchos de ellos con buen nivel educativo, rechazan las vacunas contra la polio para sus hijos. Ha habido rumores de que la CIA organizó una vez una falsa campaña de vacunación para espiar a militantes en Pakistán que exacerbaron la desconfianza en el interior de la región. Considerando lo mucho que hay en juego, a veces los Estados recurren a medidas extremas, como arrestar a padres poco colaboradores para asegurarse de que las comunidades vulnerables reciban vacunas.

Este es apenas un ejemplo regional de la amenaza mundial que la desinformación en línea representa para la sanidad pública. En los Estados Unidos, un estudio reciente del American Journal of Public Health informó la manera como los bots de Twitter y los troles rusos han desviado el debate público sobre la eficacia de las vacunas. Habiendo examinado 1,8 millones de tuits emitidos a lo largo de tres años (2014 al 2017), el estudio llegó a la conclusión de que esas cuentas automatizadas tenían la finalidad de crear suficiente contenido antivacunas en línea como para generar una falsa equivalencia en ese debate.

Estos programas de desinformación tienen éxito por una razón. En marzo del 2018, investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts reportaron que las historias falsas en Twitter se propagan mucho más velozmente que las verdaderas. Sus análisis revelaron cómo la necesidad humana de novedades y la capacidad de la información de suscitar una respuesta emocional son vitales para la difusión de historias falsas.

La Internet sirve de amplificador para el daño que causan esos “hechos alternativos”, ya que puede diseminarlos a una escala y velocidad enormes: una pocas cuentas falsas o de troleo bastan para desinformar a millones. Una vez difundidas es prácticamente imposible deshacer lo hecho.

Está claro el papel de los bots y los troles de Twitter en las elecciones presidenciales estadounidenses del 2016 y el referendo sobre el brexit en el Reino Unido. Hoy han afectado la sanidad mundial también. Si no damos pasos sólidos y coordinados para enfrentar esta alarmante tendencia, podríamos perder un siglo de éxitos de vacunaciones y comunicación sanitaria, ambos de los cuales dependen de la confianza pública.

Podemos adoptar varias medidas para comenzar a revertir el daño. Para comenzar, las autoridades de salud de países desarrollados y en desarrollo deben entender el modo como esta desinformación en línea está socavando la confianza pública en los programas sanitarios. Además, deben colaborar activamente con gigantes globales de las redes sociales como Facebook, Twitter y Google, así como con actores regionales importantes, como WeChat y Viber, trabajando estrechamente con cada uno para crear pautas y protocolos de diseminación segura de información de interés público.

Además, las compañías de redes sociales pueden colaborar con científicos para identificar patrones y conductas de las cuentas basura que intentan diseminar información falsa sobre asuntos de sanidad pública importantes. Por ejemplo, Twitter ya ha comenzado a usar tecnología de aprendizaje de máquina para limitar la actividad de cuentas basura, bots y troles.

También una verificación más rigurosa desde el momento de registrarse servirá de potente disuasor para evitar el aumento de las cuentas automatizadas. La autenticación de dos factores, usando una dirección de correo electrónico o un número de teléfono al registrarse, es un comienzo prudente. La tecnología Captcha, que pide a los usuarios identificar imágenes de coches o señales de tráfico –algo que por ahora, al menos, los seres humanos podemos hacer mejor que las máquinas–, también puede limitar los registros automatizados y la actividad de los bots.

Es improbable que estas precauciones infrinjan el derecho de expresión de las personas. Las autoridades de salud pública tienen que pecar por el lado de la precaución al ponderar los derechos de libre expresión frente a falsedades deliberadas que ponen en peligro el bien común. El abuso del anonimato que proveen la Internet, las cuentas basura, los bots y los troles trastorna y contamina la información disponible y confunde a la gente. Es un imperativo moral tomar medidas prudentes para evitar situaciones en que haya vidas en juego.

La sanidad pública mundial ha dado grandes pasos en el siglo veinte. Los avances que se logren en el siglo XXI no vendrán solo de investigaciones de vanguardia y trabajo comunitario, sino también de la interacción en línea. Puede que la próxima batalla por la salud global se libre en la Internet. Al actuar con la rapidez suficiente para derrotar a los troles, podemos prevenir enfermedades y muertes evitables en todo el planeta.

Junaid Nabi es investigador de salud pública en el Brigham and Women’s Hospital y la Harvard Medical School, Boston. Las opiniones expresadas en este artículo son las suyas propias y no necesariamente reflejan las del Brigham and Women’s Hospital. © Project Syndicate 1995–2019