Columnistas

La guerra fría que no fue

Para evitar caer en lo que Allison llama la trampa de Tucídides, EE. UU. debe abandonar su retórica patriotera y su pensamiento maniqueo, y reemplazar la diplomacia de los megáfonos por un liderazgo sabio y creativo

El presidente estadounidense, Joe Biden, ha caracterizado repetidamente la rivalidad de su país con China como una batalla entre democracia y autocracia, un choque ideológico que recuerda al de la Guerra Fría.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.